miércoles, 3 de agosto de 2016

Capítulo 16 de "Cero"

Tras un laaaaargo parón, vuelvo con el blog y esta vez habrá novedades. Voy a terminar la primera parte de "Cero" poniendo un capítulo al día por las molestias después del parón tan largo. Una vez terminada, comenzaré a subir una nueva historia que ya está finalizada para luego subir la segunda y última parte de "Cero".
Dicho esto, comencemos con el capítulo de hoy jeje.

CAPÍTULO 16

Una sensación de vacío le recorría el cuerpo. Tristeza y silencio iban agarrados de la mano mientras Naim se sentía desolado…


Un supuesto accidente, un asesinato en realidad. Fallos en los frenos, una carretera peligrosa, una curva fatídica…


Naim se despertó de su siesta, tenía turno de noche. Se levantó, cenó y se fue al trabajo.
-          ¡Buenas noches Eva!
-          Buenas noches guapo, ¿cómo estás?
-          Bien. Preparado para una noche de insomnio.
-          Así estamos todos…


Naim se adentró en comisaría y saludó a Scott que ya había llegado.
-          Qué temprano por aquí, ¿no?
-          Sí, es que… Tenía cosas que hacer…
-          Ya, o también no querías encontrarte conmigo en el parking, ¿no?
-          Naim, lo de ayer era una broma tío, no te lo tomes a mal.
-          Ay, qué capullo eres. Que sepas que te debo una y lo vas a pasar tan putas que te acordarás de mí toda tu vida.
-          Vale Naim, eso ha sonado muy psicópata.


Bianca intervino en la relación.
-          Buenas noches para ti también Naim. ¿Qué mosca te ha picado?
-          Ninguna, estoy como siempre.
-          Sí, y yo soy madre abadesa ahora… ¿Qué te pasa?
-          Nada, de verdad.
-          Bueno, si no nos lo quieres contar allá tú.


El comisario saludó a Naim justo cuando estaba cerrando la puerta de su despacho.
-          Buenas noches Naim. ¿Qué tal?
-          Bien comisario Heiss, ¿se va a casa ya?
-          Exactamente. Naim, te dejo al mando ahora que me voy a casa. Si pasa algo de importancia me avisas y vengo enseguida.
-          Está bien comisario. Muchas gracias.


Naim quería preguntarle algo antes de que el comisario se fuera.
-          Ah, una cosa antes de que se vaya, ¿se sabe algo nuevo del asesinato de la mujer y del niño de hace 9 meses?
-          Nada. Sabes de muy buena tinta que no tenemos ni una sola pista, huella o indicio. El caso se va a archivar.


Naim no estaba de acuerdo con eso.
-          No se puede archivar todavía. Seguro que hay algo que a la científica se le ha escapado. Un pelo, un… algo.
-          Naim, sé que sientes impotencia porque quieres hacer algo y por ahora no podemos hacer nada, sólo esperar…
-          ¿Esperar? Esperar a que vuelva a matar a gente inocente para poder cazarlo de una vez por todas me parece una mala estrategia. Habría que hacer algo más.
-          ¿Y qué propones?
-          Provocarle, sacarlo de sus casillas, ponerlo nervioso y que cometa un error.


El comisario se quedó callado un momento.
-          ¿Sabes lo que estás diciendo? Si hiciéramos eso acabaría matando a más gente.
-          Lo está haciendo y quién sabe cuándo lo volverá a hacer. El asesino de la maceta ha vuelto y tenemos que hacer algo.
-          No sabemos si esta vez es él mismo o es un imitador.
-          Por favor comisario… ¿necesita más pruebas para creer que ha vuelto?
-          Yo no estoy seguro al 100%. Hay que ser cautos respecto a este tema.


Eva estaba terminando de gestionar unos papeleos mientras escuchaba voces del comisario y Naim al fondo, así que paró un momento para escuchar.
-          Naim, yo también tengo ganas de pillar a ese malnacido y meterle toda la vida entre rejas pero hasta que no tengamos nada sólido no podemos hacer nada. Tu mujer e hijo te darán la fortaleza que necesitas si se lo pides.


¿Su mujer e hijo? ¿No vivía solo? ¿Le había mentido? Eva estaba hecha un auténtico lío y sabía que ella no estaba al tanto de todo lo que pasaba por la comisaría.
-          Buenas noches Eva. Que te sea leve la noche aquí. Ya le he dicho a Naim que para cualquier cosa importante que ocurra me aviséis con tiempo, ¿de acuerdo?
-          Está bien comisario. Que descanse y buenas noches.


Los minutos comenzaron a pasar y a las 11 en punto de la noche, Eva atendió una llamada un tanto rara…


Eva se acercó hasta los puestos de Naim y Scott.
-          Chicos, acabo de recibir una llamada extraña.
-          ¿De qué se trata?-preguntaron ambos-.
-          Una chica ha llamado diciendo que ha visto a alguien sospechoso alrededor del lago que está frente a una cascadita.
-          Sé dónde es,-dijo Naim-. Será mejor que vayamos a echarle un vistazo Scott.
-          Vamos a ver lo que ocurre. Bianca, estate atenta. Eva, no te separes del teléfono.


Naim y Scott fueron a por el coche patrulla cuando unas gotas de agua comenzaron a caer desde el cielo.


Rápidamente llegaron al lugar justo cuando la lluvia comenzaba a apretar un poco más.


Se pusieron a mirar por todos lados hasta que se quedaron parados en un sitio observando… una maceta.


Naim y Scott se miraron a la vez con caras de complicidad y tristeza a la vez. Este hecho era la confirmación de que el asesino de la maceta había vuelto.

Scott no sabía qué decir ni lo que hacer…
-          Naim yo… lo siento mucho.
-          Gracias Scott, pero tú no tienes la culpa de nada.


Lo que Naim no sabía es que en su casa, el asesino de la maceta le había dejado una notita bajo una carpeta repleta de fotos de la vida de Naim.


¿Qué dirá la nota?

CONTINUARÁ…