viernes, 15 de noviembre de 2019

Capítulo 11 || Trampas

Prácticamente un año después, Kike entraba en casa bien temprano por la mañana cuando se encontró a Isa preparando el desayuno.
- Buenos días madrugador. ¿Cómo fue el footing?
- La verdad que bien. Uf, me muero de hambre y qué bien huele eso, madre mía.
- Genial porque esto está listo, así que vamos a desayunar que te tengo que comentar algo.


 Tras el desayuno, Isa se metió en la ducha y Kike la acompañó.
- Entonces como me dijiste eso… He estado haciendo mis averiguaciones y… los he encontrado.
- ¿De veras?
- Sí, tampoco ha costado tanto al parecer. Ahora que ya sabes dónde están… ¿Qué vas a hacer?
- Ducharme, arreglarme e ir a por ellos.


 Al salir del baño después de la ducha, Isa contempló a Kike con los sentimientos a flor de piel.
- Si tu madre te viera… Qué guapo estás.
- Muchas gracias Isa. ¿Crees que voy bien?
- Vas guapísimo y estoy segura de que les vas a impresionar.


 A todo esto, algo estaba a punto de suceder en la prisión donde se encontraba Henry y que daría un vuelco a las vidas de muchos…
- Los siguientes a los que nombre irán saliendo de sus celdas ordenadamente: Henry Jackson, Abdel Bari, Roberto Gavira, Augusto Plasencia, Glenn Allen…


 Tras nombrarlos a todos, en fila de a uno se dirigieron hacia la zona exterior donde serían transportados en un autobús a una prisión de alta seguridad por ser presos con un gran grado de peligrosidad.
- No me la liéis mientras estamos en el bus, que luego los marrones van para mí,-comentó Álvaro-.


 Parándose en seco, Henry se volvió y le hizo una pregunta a Álvaro.
- ¿Vas a ser tú quien nos lleve a la nueva prisión?
- Sí, me ha tocado a mí. Lo echamos a suertes y gané. Bueno, gané, perdí… Qué diferencia hay.
- Jefe, no puedes venir con nosotros.
- ¿Cómo que no puedo ir con vosotros? ¿Qué ocurre?
- Quiero pedirte perdón por lo que voy a hacer pero ya lo entenderás después…
- ¿Perdón por qué? ¿Qué tengo que entender?-preguntó Álvaro muy confuso-.


 Sin previo aviso, Henry le pegó un fuerte puñetazo a Álvaro en la nariz, provocándole una fuerte hemorragia a raíz de una rotura en el tabique nasal. Agarrando a Henry, otros funcionarios de prisiones se lo llevaron hacia el autobús mientras que éste no paraba de pedirle disculpas.


 Apenas unos minutos después de salir el autobús, un trágico “accidente” provocó que el autobús saliese ardiendo y explotase con todos los presos y el funcionario encargado, muriendo todos en el acto… Aparentemente. Pero eso, ya es otra historia…
Por otra parte, Kike había llegado a su destino y los nervios le comían por dentro. No estaba preparado del todo, pero tenía ganas de dar ese paso.


 Llamando a la puerta, Kike esperó a que alguien le abriese y desde el fondo, alguien lo observaba sin saber quién era.


 Abriendo, aquel tipo recibió a Kike.
- Buenos días, ¿qué desea?
- Vive aquí Eduard Redson, ¿verdad?
- Efectivamente, ¿quién lo pregunta?
- Verá, mi nombre es Enrique de la Salle y soy su hijo.


 Ese hombre se le quedó mirando mortalmente serio y comenzó a rastrear a Kike con la mirada.
- ¿Esto se trata de una broma?
- No, disculpe si ha sonado así pero estoy buscando a mi padre y me han dicho que se llama Eduard Redson y que vive en este domicilio.
- Le han tenido que dar mal los datos porque mi padre no tiene ningún otro hijo que yo sepa.
- Usted lo ha dicho, tal vez no lo sepa. Entonces… Usted y yo somos hermanos.


 Riéndose al momento de escuchar ese comentario, aquel chico le abrió la puerta a Kike y comenzó a echarlo rápidamente.
- Mire, no sé quién es usted ni a qué ha venido, pero no es bienvenido en esta casa así que le agradecería que se fuera de aquí.
- Pero yo lo único que quiero es verlo y hablar con él.
- Eso no podrá ser caballero, así que váyase ahora mismo si no quiere que llame a la policía.


 Cerrándole la puerta en las narices, ese chico subió las escaleras y, llamando a la puerta, entró en la habitación donde se encontraba su padre.
- Oye hijo, han llamado a la puerta, ¿verdad?
- Sí y no te vas a creer lo que ha pasado… Se presenta un tío aquí diciendo que se llama Enrique “nosequé” y que es tu hijo, exigiendo verte y hablar contigo. ¿Pero quién coño se ha creído que es?


 Dejando todo lo que estaba haciendo en ese momento, Eduard alzó la mirada y miró directamente a los ojos de su hijo.
- Dylan, ¿me lo estás diciendo en serio?
- ¿Crees que bromearía con algo como eso?
- ¿Dónde está ese chico?
- Venga papá, no me digas que te vas a creer esa mentira. Pero… papá, ¿a dónde vas ahora?-preguntó Dylan mientras veía cómo su padre salía rápidamente de la habitación-.


 Asomándose a una ventana, Eduard vio cómo Kike se alejaba de la casa sin éste saber que su padre biológico lo observaba desde lejos…


 Caminando por la zona para intentar calmarse, Kike encontró un bar que tenía buena pinta, así que entró con ganas de tomarse algo y distraerse. Necesitaba pensar y reflexionar sobre lo que había ocurrido.


 Pidiéndose una tónica, Kike recordó la casa donde vive su padre y supo en ese instante que problemas económicos no sufría precisamente. El chico que le había abierto la puerta era su hermano y, por cómo había reaccionado, seguramente no tendría ni idea de su existencia.


 Sin embargo, la forma de reaccionar no le parecía la correcta ya que ninguno sabe al 100% todos y cada uno de los actos que han hecho sus padres, por lo que lo más sensato habría sido pararse a escuchar y avisar a Eduard para comunicarle la noticia.
- De todas formas, en mis 18 años ninguno ha tenido la decencia de buscarme así que ahora no creo que vayan a hacer lo mismo...-pensaba Kike mientras bebía de su copa-. Anda y que les den.


 Levantándose tras beber la tónica, Kike se situó frente al equipo de música para bailar una de sus canciones preferidas, colocándose junto a una chica que también estaba bailando.
- Mola la canción, ¿verdad?-preguntó la muchacha-.


 Volviéndose a ella, Kike respondió a la pregunta.
- Sí, me encanta. Es una de mis canciones favoritas.
- ¡La mía también! Tiene un ritmazo que hace que me levante del asiento.
- Qué guay que tengamos gustos musicales parecidos jeje. Me llamo Kike.
- Yo Mandy, encantada.


 Mirándolo de arriba abajo, Mandy quiso saber algo de ese chico.
- Eres nuevo por aquí, ¿no?
- Sí bueno… Estaba por la zona y decidí entrar a tomarme algo.
- Ah bien, es que no me sonaba tu cara y a este barrio no suele venir mucha gente de fuera.
- Bueno, no soy de Júpiter tampoco, ¿sabes? Pero vivo como a una hora de camino.
- Jajaja, de Júpiter dices. Qué gracioso jajaja.


 Siguiendo con el baile, ambos siguieron a su aire pero mirándose el uno al otro de vez en cuando.


 Al cabo de un par de minutos, Mandy le volvió a preguntar a Kike.
- Oye, te quería preguntar… ¿Me ves bien con esta ropa?
- Sí, estás bien, ¿por qué?
- Es que no sé, no estaba segura de si he venido demasiado informal o no.
- Pues yo te veo bien tal y como estás, la verdad.


 De repente, acercándose a Kike, esa muchacha le susurró algo al oído.
- ¿Y no me verías mejor sin toda esta ropa puesta?
- ¿Cómo dices?-preguntó Kike separándose un poco-.
- Uf, cómo me ponen los tíos tímidos.


 Sin pensárselo dos veces, aquella chica se abalanzó sobre Kike y besó sus labios durante un buen rato, provocando que sus cuerpos comenzaran a reaccionar.
- Vente conmigo, vayamos al baño. No aguanto más...-dijo Mandy-.


 Encerrándose en uno de los sanitarios, ambos se desnudaron y tras unos escasos juegos preliminares, Kike empezó a penetrar torpemente a Mandy, quien se dio cuenta rápidamente de que no estaba demasiado coordinado.
- ¿Qué te pasa? ¿Llevas mucho sin follar o que?
- Es que… Es la primera vez que voy a hacerlo.
- ¿Que eres… virgen? Ay Dios, que por fin voy a cepillarme a uno sin estrenar. Que morbo coño.


 Con unas indicaciones y con la ayuda de Mandy, Kike consiguió que la chica comenzase a disfrutar con el sexo, empezando a gemir levemente.
- Sigue así Kike, no dejes de hacerlo de esa forma.


 Después de que Kike se corriese rápidamente, Mandy volvió a poner en plena forma al miembro masculino y continuaron con el sexo.
- De aquí no nos vamos hasta que yo me corra,-dijo ella-.


 Varios minutos después y tras conseguir su objetivo, ambos salieron del baño completamente sudorosos y con una sonrisa de oreja a oreja.
- Eh, Kike, no ha estado mal para ser tu primera vez.


 Acercándose a él, Mandy volvió a besar los labios masculinos.
- Volveremos a vernos… semental.



CONTINUARÁ…

martes, 12 de noviembre de 2019

Capítulo 10 || Trampas


Lo que no sabía ninguno de los hombres era que Ainhoa, una de las antiguas chicas de Katashi, los estaba grabando gracias a una cámara instalada en el vaso de café. Había grabado toda la conversación y sin que nadie sospechase nada. ¡Eso sí que era un triunfo!




Yéndose de allí antes de que pudieran verla, Ainhoa se dirigió hacia el punto de encuentro con Isa, quien la estaba esperando hecha un manojo de nervios.
- Ya estoy aquí, Isa.



 Dándole un fuerte abrazo, Isa recibió a Ainhoa con gran alivio.
- ¿Cómo te fue? ¿Te has enterado de algo?
- Escúchame… Lo he pillado todo absolutamente. Qué lista fuiste cuando salió en la tele el abogado de Kike y lo pudiste reconocer.
- Pues claro, ese tío fue un bruto y me violó de una forma que jamás olvidaré… Nunca se me irá de la cabeza lo mal que me lo hizo pasar. Cuando lo vi en la tele fue cuando comencé a sospechar de que algo no iba bien. Por eso decidí contratar al investigador privado… Menos mal que el dinero de mi difunto marido no lo encontró Katashi porque ahora estaríamos en la calle.
- Y que lo digas…
- Bueno, cuéntame, ¿qué han dicho?


 Sonriendo orgullosa, Ainhoa le dio el vaso falso donde había captado a aquellos hombres y comenzó a contarle todo de lo que se había enterado.


 Sabiendo que esa prueba sería más que decisiva para implicar a los verdaderos culpables, Isa llamó al detective para comunicarle la noticia.
- Detective, los tenemos.


 Al cabo de un par de días, Henry y Kike estaban en el gimnasio entrenando sin saber que, en ese mismo instante, estaban entrando en la cárcel los primeros implicados en el caso Yamamoto, como se le había llamado a dicho caso públicamente.


 Nada más y nada menos que Roberto Gavira, el juez que llevaba el caso, Augusto Plasencia, el abogado de Kike y Alan Clifford, el funcionario de prisiones de ese centro penitenciario eran los primeros damnificados por el reciente bombazo que había salido a la luz sobre la muerte de Katashi, su local de alterne ilegal y sus trapicheos con la droga.


 Pero eso no era todo. Las primeras declaraciones de los detenidos y el giro en la investigación del caso apuntaban a que habría más detenciones en las próximas horas y de cargos importantes en el gobierno. Se rumoreaba que uno de ellos era el alcalde…
- Venga señoritas, con paso ligero bajamos las escaleras y nos dirigimos a la zona donde permaneceréis una larga temporada,-dijo Álvaro con una sonrisa en la cara-.
- Lo estás disfrutando, ¿verdad mamón?-dijo Alan-.
- Tú cállate si no quieres pasarte una semana más ahí dentro. Sabía que había algo en ti que no me terminaba de convencer y al final has caído… Todo cae por su propio peso y aquí están las consecuencias.


 Dirigiéndose a la zona de aislamiento, Álvaro los fue metiendo de uno en uno en las celdas donde se pasarían encerrados todo el día, harían sus necesidades y comerían en completa oscuridad y sólo podrían salir de la celda media hora al día para ir al patio y absolutamente solos, sin compañía de nadie más.


 Alan estaba acostumbrado a ese ambiente porque llevaba bastante tiempo trabajando allí y sabía lo que se cocía pero… Quienes peor lo iban a pasar eran el juez y el abogado. Esos sí que no sabían lo que se les venía encima.


 Dejándolos a todos metidos en sus celdas, Álvaro fue en busca de Henry y Kike para… avisarles de algo que les iba a gustar y mucho.
- Chicos, creo que deberíais subir para ver esto.
- ¿Qué ocurre jefe?-preguntó Kike-.
- Subid y lo veréis.
- Venga vamos,-dijo Kike mirando con extrañeza a Henry-.


 Bajando de la cinta, Henry se dirigió a Álvaro bastante preocupado.
- Ha ocurrido algo grave, ¿verdad?
- Nada que os afecte a vosotros… Bueno, a Kike sí le afecta y bastante en realidad.
- ¿Algo sobre mi caso?-quiso saber el muchacho-.
- Vosotros id hacia el patio y yo ahora os alcanzo.
- Pero...-dijo Henry-.
- Hacedme caso chicos, por favor.


 Sin saber mucho qué era lo que estaba sucediendo, ambos presos hicieron caso a Álvaro y se fueron al patio donde se encontraron a Abdel y a Ethan jugando al baloncesto. Sentándose en uno de los bancos de allí, se pusieron a esperar.


 No mucho después, apareció un Álvaro pletórico, con una sonrisa de oreja a oreja que se dirigió directamente a Abdel.
- ¿Qué tal Abdel? ¿Jugando al baloncesto?
- Sí… ¿Qué pasa jefe?
- Nada, nada… Solo que… Estaba pensando en la vida y en cómo da vueltas y pone a algunos arriba cuando estaban abajo y viceversa.
- No te entiendo, jefe.
- Pongamos un ejemplo… Imagina que tú eres el rey de este módulo, nadie te tose ni te dice nada y, de repente, llega un crío de 17 años y te pone todo patas arriba. Primero provoca que tu proveedor de droga se largue, después que te manden a aislamiento tras la paliza que le pegaste y que captaron las cámaras de seguridad y que, ahora, te mandemos a aislamiento DE POR VIDA porque… Un tal Augusto Plasencia tiene la lengua muy larga. Pero eh, es un ejemplo nada más. Cualquier coincidencia con la realidad es pura casualidad...-dijo Álvaro intentando reprimir la risa-.


 Volviéndose hacia Kike, quien estaba como si toda la movida no fuera con él, Abdel comenzó a acercarse peligrosamente con un objetivo en mente…  


 Colocándose en medio, Henry empujó a Abdel con el pecho.
- ¿A dónde te crees que vas?
- Abdel Bari,-dijo Álvaro colocándole las esposas-. Por fin vas a dejar de hacer daño a la gente porque te vas a aislamiento… Para siempre.
- Esto no va a quedar así. ¡Me las pagaréis!-comenzó a gritar-.


 Dándole un empujón, Álvaro se lo llevó hacia dentro conduciéndolo hacia la zona de aislamiento, donde pasaría sus días y sus noches desde ese momento.


 Mirando a Ethan, Henry le hizo un gesto con la cabeza.
- ¿Y tú? ¿Tienes algo que decir?- pero Ethan agachó la cabeza y salió del patio sin decir ni una sola palabra-.


 Antes de irse, Ethan pudo ver cómo Henry se abrazaba al muchacho dándole la enhorabuena.
- Sabía que no te merecías estar aquí. Ahora que todo se ha aclarado saldrás a la calle y disfrutarás de tu vida. Prométeme que no la cagarás como yo hice y que vivirás tu vida completamente feliz y que te olvidarás de todo lo que ha pasado, ¿de acuerdo?
- No… No podré olvidarme de mi madre, de lo que aprendí en esa situación y tampoco de ti… Amigo.


 Mirando fijamente a Álvaro, Abdel acababa de ser encerrado en su celda de aislamiento completamente serio y en silencio.
- Hasta pronto,-se despidió Álvaro mandándole un beso con la mano-.
- ¡Te vas a enterar, hijo de puta!


 Subiendo de nuevo, Álvaro se encontró con Henry y Kike con una gran sonrisa.
- Esto hay que celebrarlo,-dijo Henry-. Y sé la manera perfecta… Esto es un gran cambio y yo también voy a cambiar.
- ¿Qué tienes en mente?-preguntó Álvaro-.


 Pidiéndole un favor, Álvaro se lo concedió y Henry pudo cambiar, radicalmente, su apariencia cortándose el pelo y recortándose la barba hasta niveles que llevaba sin ver desde hacía años.
- Parezco otro… Joder.


 Saliendo del baño, Henry le agradeció a Álvaro que viniese un peluquero con tanta rapidez y ni el propio funcionario ni Kike podían imaginarse que aquel tipo seguía siendo Henry.
- Es que… Has cambiado completamente tío,-decía Kike-. No me extraña que la gente se crea que eres nuevo.
- Porque los tatuajes no engañan, que si no ya te digo yo a ti que podría hacerme pasar por uno nuevo jaja.


 Dirigiéndose a Henry, Álvaro le comunicó algo que le acababa de decir a Kike.
- Henry, te digo lo mismo que le he dicho a Kike hace un momento… El nuevo juez que lleva el caso Yamamoto le ha concedido la libertad a Kike porque ha visto las pruebas reales, ha visualizado las grabaciones de seguridad del día de las muertes en el local donde estaban y comprende que no lo hizo por gusto, sino en defensa propia ante la amenaza que suponía Katashi.
- ¡Genial!-se alegró Henry-. Eso significa que…
- Mañana a primera hora saldrá de aquí.


 Dicho y hecho, tras despedirse de Henry en condiciones, pegarse una ducha y colocarse ropa de calle, Kike se encaminó hacia la entrada tras darle las gracias a Álvaro por cómo se había comportado con él.
- Procura que no te vuelva a ver aquí dentro, sino fuera tomando una cerveza, ¿vale?
- Trato hecho jefe.


 Al salir, Kike respiró hondo y una inmensa alegría le invadió su corazón. ¡Era libre! Y sus problemas con la justicia habían acabado… Lo mejor fue cuando miró a su alrededor y vio a Isa esperándolo apoyada en su coche.


 Corriendo hacia ella, Kike la abrazó con fuerza, como queriéndose unir en una sola persona.
- Gracias por no abandonarme. Sabía que no lo harías.
- Nunca lo haremos. Todas las chicas hemos estado pendientes de las noticias y removimos cielo y tierra para hacer justicia y por fin podemos dormir tranquilas. Sólo siento que… Tu madre no pueda estar aquí para verlo.


 Hundiéndose un poco, Isa comenzó a sollozar cuando Kike intentó animarla.
- Sé que desde donde esté nos mira y sabe que estamos bien. Ella te quería con locura y fuiste siempre un gran apoyo para mi madre. Me dejó en buenas manos cuando murió y no podría estar más feliz de saber que te tengo a ti, Isa.
- No sabes lo que echo de menos a tu madre…
- Yo también… Es muy duro, pero tenemos que seguir adelante, continuar luchando y, ahora más que nunca, buscar nuestra felicidad. No podemos hundirnos en nuestras miserias.
- ¡Bien dicho! Mira, vamos a hacernos una foto para inmortalizar este momento.


 Sacando su móvil, Isa se hizo varias selfies con Kike, quien sonreía feliz de poder estar en la calle.
- Uy, qué guapos salimos. Sobre todo tú, Kike. Menuda planta tienes. En eso te pareces a tu madre, que por donde pasaba se llevaba todas las miradas de la gente de su alrededor.
- Bueno, yo no diría tanto, pero gracias.
- Venga, vámonos a casa…


 Poniendo rumbo hacia su nuevo hogar, cuando llegaron Kike no podía creérselo.
- ¿Vamos a vivir aquí?
- Exacto. Compré la casa hace poco y está prácticamente a estrenar.
- ¿Y quiénes viviremos aquí?
- Tú y yo. Las demás chicas han vuelto a sus casas con sus familias o han emprendido una nueva vida por su cuenta. Pero no te preocupes que estamos todas en contacto y nos vemos una vez a la semana.
- Qué bien… Tengo unas ganas locas de verlas y abrazarlas.



CONTINUARÁ...