jueves, 19 de abril de 2018

A Real Nightmare || Capítulo 19

CAPÍTULO 19


Había llegado el día; Mateo arreglaba la cama de su padre mientras repasaba el plan que había organizado junto a Marco. Para poder pillar a Antonio necesitaba un aliado, y qué mejor que su propio padre. Con el permiso de Ainhoa, se lo pudo contar a su padre y pese a que no terminaba de creer sus palabras, accedió al ver los mensajes que le mostró la chica.




Al terminar, salió a ver cómo iba todo por la cocina.
-          ¿Qué tal vas papá?
-          Bien, terminando de hacer los sándwiches. Ay Mateo… Todavía no me creo que Antonio sea tan depravado.
-          Lo sé, pero es cierto y no se puede ir de rositas.
-          Eso por supuesto, pero me apena mucho esta situación, sobre todo lo que le va a suponer a su mujer. Pobrecilla…




A los pocos minutos, sonó la puerta y ambos fueron a recibir a Antonio.
-          ¡Bienvenido a casa Antonio!
-          Bien hallado como siempre.




Mateo, ya con el plan en marcha, abrazó efusivamente a Antonio.
-          Me alegro de verte, viejo amigo.
-          No tan viejo jovencito, que podría ganarte a un pulso.
-          Eso habría que verlo jajaja,-dijo Mateo callándose las ganas de probarlo y humillarle-.




Antonio, ajeno a todo, no sabía lo que se le venía encima…
-          Hacía tiempo que no venía a la casa. Fue una sorpresa recibir vuestra llamada y la verdad es que me apetecía.
-          Venga, dame tu abrigo para que te lo guarde y ahora seguimos hablando.
-          Sí, pero espera que tengo que mandar un mensaje antes.




Sacando su móvil, Antonio tecleó el número de desbloqueo y como de un águila se tratara, Mateo miró disimuladamente para enterarse.




Mientras que Mateo se llevaba el abrigo, Antonio saludaba a su buen amigo Marco.
-          Gracias por invitarme amigo. Te echaba de menos. ¿Cómo estás?
-          Estupendamente gracias a ti. ¿Cómo está Estela?
-          Muy bien, en casa.
-          Podrías habértela traído, que hace siglos que no la veo.
-          Sí, tal vez la próxima vez.




Ambos se abrazaron, pero Marco cerró los ojos y lo abrazó más fuerte que de costumbre porque quería a Antonio, pero sabía que había actuado mal y que lo que estaba haciendo no se podía dejar pasar.




En ese momento, Mateo rebuscaba en el móvil de Antonio los vídeos y conversaciones. Ver todo eso tras leer la conversación le causaba náuseas y ganas de partirle la cara a ese viejo verde.




Dejando el móvil de Antonio en la cama, sacó el suyo y comenzó a grabar todo para tenerlo como prueba.
-          Te voy a pillar cabrón. Y me voy a reír cuando te metan en la cárcel, me voy a reír y mucho.




Sólo de pensarlo, Mateo se relamía de gusto. Tenía ganas de pillar a Antonio por banda y mandarlo a prisión una buena temporada por todo lo que le había hecho a Ainhoa, que se había convertido al fin y al cabo, en una buena amiga para todos.




Al terminar, Mateo dejó todo como estaba y salió de la habitación rápidamente.
-          Vaya, gracias por comenzar a comer sin mí. Un detalle por vuestra parte,-dijo bromeando-.
-          Es que has tardado mucho,-comentó Antonio-. Ni que hubiera un agujero negro en tu cuarto, Marco.




En ese momento, Antonio se llevó la mano a la boca haciendo ver que se había acordado de algo.
-          Creo que me he dejado el móvil en la chaqueta… Bueno da igual, luego lo cogeré. Ahora es más importante hablar con vosotros. ¿Qué tal Mateo?
-          Pues estoy bien, muy liado con el trabajo, pero muy contento.
-          Es cierto, que ahora eres bombero, ¡menudo cambio! ¿Cómo lo llevas?
-          Bastante bien. Es como si llevara más tiempo haciéndolo. Luego a la noche me toca turno, así que después me tendré que echar una pequeña siesta para poder aguantar toda la noche.




La conversación continuó durante toda la comida hasta que terminó y recogieron los platos. Antonio, mirando a Mateo, le dijo que iba al baño y el muchacho le indicó dónde estaba.




Pero, en realidad, Antonio no quería ir al baño, sino coger su móvil a escondidas de Marco y Mateo.




Saliendo por la puerta que comunicaba con el dormitorio de su buen amigo, miró su móvil y volvió a mandarle un mensaje a Ainhoa.
-          Cariño mío, sólo de pensar que estoy dos plantas por encima de ti me la pone dura. Hoy quiero verte sí o sí o sino ya sabes lo que hay…




La aludida, mirando el mensaje, se enfadó considerablemente.
-          ¡Este cerdo nunca parará! Qué asco me da…




Pero calmándose un poco, volvió a leer el mensaje y se acordó de que ese día era en el que Mateo y Marco habían planeado la trampa a Antonio.
-          Qué ganas tengo de ver en la cárcel al hijo de puta este…




Sin embargo, el plan estaba a punto de cambiar. Aprovechando que Antonio había ido “al baño”, Marco le dijo a su hijo que tenía una idea diferente.
-          He estado pensando que con tu idea no podremos pillarlo al 100% y podrían echar para atrás las pruebas.
-          ¿Y cómo sabes eso?
-          He visto mucho la tele últimamente.
-          ¿Y se te ha ocurrido algo?
-          ¿Por qué no hablamos con Ainhoa y la ponemos de cebo? Colocamos unas cámaras ocultas por la casa y que pase lo que tenga que pasar.
-          No sé si Ainhoa querrá…
-          Yo voy a colocar las cámaras por si acaso. Espérame aquí.




Rápidamente, Mateo sacó una cámara antigua pero que aún funcionaba y la colocó en la estantería, junto a unos libros. La otra la puso bajo un montón de ropa sucia, aprovechando que no había puesto la lavadora todavía. Antonio salió por el baño y se encontró que Marco no estaba.
-          ¿Y tu padre?
-          Ha tenido que salir, me ha dicho que se le había olvidado comprar dulces para el postre.
-          Ay, de verdad, no hace falta.
-          Ya sabes cómo es mi padre…




En realidad, Marco había bajado para comunicarle el plan a Ainhoa.
-          ¿Estás dispuesta? Sé que va a ser muy duro para ti, pero creo que es la única solución.
-          Marco, lo que sea para pillar a ese cabrón. Lo que dices tiene sentido, así que prefiero hacerle de cebo.
-          Estupendo. Pues como te ha puesto ese mensaje, querrá hacerlo contigo. Como lo conozco bien, se irá al cuarto y ahí está la cámara, yo luego entro como te he dicho antes y os pillo infraganti.
-          Vale. ¿Tú qué harás mientras tanto?
-          Me quedo aquí para mandarle el mensaje a Mateo y así tendrá la excusa perfecta para salir y dejaros solos.
-          Ah, perfecto,-dijo nerviosa Ainhoa-.




A los pocos minutos, la puerta sonó y Mateo, levantándose del sofá, fue a ver quién era.
-          Me imagino que será mi padre, que se le habrán olvidado las llaves. Disculpa Antonio.
-          No hay problema.




Al abrir y ver a Ainhoa, Mateo se puso nervioso y abrió sus ojos de par en par.
-          ¿Qué haces aquí?-dijo bajito Mateo-.
-          Es el plan de tu padre, sígueme el rollo,-dijo ella con voz baja también-.




Haciendo todo lo más normal posible, Mateo saludó a Ainhoa y la hizo pasar.
-          Siento no haberte devuelto las llamadas, pero hoy tenía mi padre visita y quise acompañarle. Perdona haberte dejado tirada Ainhoa. Me siento fatal…
-          No te preocupes. Así de paso veo también a tu padre.
-          Por cierto, no sé si conocerás a Antonio, es un íntimo amigo de la familia…




Hechas las presentaciones, Mateo no dejaba de mirar la cámara inconscientemente. Nadie se había dado cuenta, ya que entre tanto libro no se distinguía bien. Ainhoa se sentía muy violenta y tenía un nudo en el estómago, pero sabía que si quería pillar a Antonio tendría que ser ahora o nunca.




Pocos minutos después, Mateo recibe un mensaje de su padre diciéndole que se le ha olvidado la cartera en casa con las prisas y que necesita que le lleve dinero urgentemente para pagarle a la de la confitería. Disculpándose a ambos, les dijo que tendría que salir un momentito y que los dejaba solos unos minutos.




Corriendo hacia la puerta, Mateo sonreía levemente porque, hasta el momento, todo estaba saliendo según lo planeado. Pero quien tenía una mayor sonrisa era Antonio al saber que tendría a Ainhoa solo para él.




De lo que no era consciente Antonio fue de la cámara que llevaba un rato grabando. Pese a tener un par de años, la cámara grababa a 720p y 30 fps. No era ninguna maravilla, pero tenía buena calidad.




Ainhoa, interpretando su papel, comenzó a quejarse de por qué tendría que haberse ido.
-          Bueno, al fin solos, mi amor…
-          Déjame en paz Antonio. No soy tu amor. Te vuelvo a repetir que tu amor, tu querida esposa, está en casa.
-          O sí, eres mi amor porque desde el punto y hora que te acostaste conmigo te convertiste en mi amante y esa palabra viene de amor.
-          ¿Llamas amor a pagarme 2000€ y luego grabarlo para chantajearme?
-          No te chantajeo de ninguna forma, simplemente te recuerdo que tengo algo que… podría hacer mucho daño en las manos equivocadas.
-          Me das asco.
-          Te daré lo que me venga en gana porque soy yo quien tiene la sartén por el mango, así que vamos al dormitorio.
-          ¿Ahora?
-          Sí. Que te resistas me pone muy cachondo.




Agarrándola por el brazo, la levantó y la llevó al dormitorio donde allí la obligó a desnudarse. Por suerte, la cámara estaba bien colocada bajo el montón de ropa sucia y era imposible de ver.
-          Así es, puta, ábrete para mí. Déjame gozar de ese coño jugoso para tu amor… Oh sí.
-          No, por favor. Antonio, te pagaré si quieres pero no me…-decía Ainhoa antes de que Antonio le diera un guantazo fuerte en el culo que provocó un fuerte grito en la chica-.
-          ¡Que te calles, zorra!




Antonio, desvistiéndose, se quedó en ropa interior y se acercó a ella posando sus manos en la cadera femenina, recorriendo cada palmo de su cintura y de su culo abriendo paso hasta la vagina preparándola para recibir el pene de Antonio.




Bajándose un poco el calzoncillo, Antonio se la metió de golpe a Ainhoa, provocándole un pequeño grito de dolor. Sin ningún miramiento, Antonio le propinó un guantazo haciéndola callar mientras que los empellones de Antonio eran fuertes y duros, sin saber que la cámara estaba captando todos y cada uno de los actos.




Sin previo aviso, Marco abrió la puerta encontrándose todo el percal. La muchacha giró la cabeza al escuchar la puerta y, de esta forma, supo que había llegado su salvación. Ainhoa lloraba de dolor y de rabia en silencio, unidos ahora a un sentimiento de alivio y de alegría. Al ver la situación y las lágrimas que recorrían las mejillas femeninas, Marco comenzó a sentir una ira irreprimible.
-          ¡Marco! Esto puedo explicarlo,-dijo Antonio-.




Y sin mediar palabra, Marco le pegó un puñetazo a Antonio con todas sus fuerzas, haciéndole caer al suelo inconsciente. Doliéndose de la mano, miró a Ainhoa que se vestía a toda prisa de espaldas a ellos.




Girándose hacia la puerta del dormitorio, Marco le dijo a Ainhoa que se vistiera tranquila que la esperaba fuera, pero la mano femenina se posó sobre uno de sus hombros y, dándose la vuelta, una Ainhoa completamente vestida lo abrazó con todas sus ganas.
-          Siento haberte echo pasar por todo esto Ainhoa. Lo siento mucho… No me lo perdonaré en la vida.
-          No tienes que pedirme perdón por nada. Fui yo la que accedí sabiendo lo que me esperaba, pero ha sido lo necesario para poder meter a ese malnacido entre rejas. Gracias por tenderme la mano y no darme de lado. Gracias a ti y a Mateo por todo.




Marco decidió quedarse con Antonio para vigilarlo por si despertaba, por lo que Ainhoa salió y se encontró allí a Mateo y a Fina. Mirando al primero, asintió con la cabeza.
-          Está hecho. Lo hemos pillado.
-          ¿Cómo estás?-quisieron saber ambos-.
-          Estoy…-dijo sollozando antes de que una lágrima surcara su mejilla-.




Sin esperar un segundo más, Mateo cogió su móvil y llamó a la policía para denunciar la violación mientras que Fina abrazaba a Ainhoa para intentar consolarla mientras que lloraba amargamente.
-          Shhhh ya pasó Ainhoa. Estás a salvo.
-          ¿Hola? Llamo para denunciar una violación que acaba de producirse. El sujeto está reducido. Sí, la calle es…




Al escuchar el aviso por la radio de la policía, Juan, que estaba de servicio en ese momento, puso rumbo a su casa en el coche patrulla. Agitado y nervioso, subió los dos pisos por la escalera.
-          ¿Qué ha pasado? ¿Estáis todos bien?
-          Sí, estamos bien. Hemos llamado para que te lleves a Antonio.
-          ¿Antonio? Pero habéis llamado por una violación, ¿no?
-          Sí. Antonio ha violado a… Ainhoa.
-          ¡¿QUÉ?!




Cuando Antonio se despertó, se encontró que tenía las esposas puestas y la cara de Juan muy cerca de la suya. Algo desconcertado tras el golpe, Juan sin ningún miramiento, levantó al viejo mientras le leía sus derechos.




Aún no sabía la historia completa, pero Juan estaba orgulloso de quitar a un cabrón de las calles tan peligroso como él.
-          Prepárese para el interrogatorio Doctor Mirà. El comisario Naim Thomas le está esperando con gran urgencia…




CONTINUARÁ…

lunes, 16 de abril de 2018

A Real Nightmare || Capítulo 18

CAPÍTULO 18


Había pasado un mes desde que comenzaron las obras en la nueva casa de Ainhoa y el cambio había sido brutal. Gracias a la ayuda de Mateo, Fina y sobre todo, de Juan, se pudo terminar en tan poco tiempo. Entre todos, ayudaron a la nueva propietaria a elegir muebles, pintar paredes…




Estaba todo espectacular y todo ese trabajo conjunto había hecho que se limaran asperezas y se creara una nueva amistad. Ainhoa no era tan insoportable como creían y ella, por su parte, se había bajado de la nube de superioridad que tenía. Durante las obras, Ainhoa se quedó en el cuarto de invitados de la casa de Juan que la acogió sin problema.




Ainhoa tuvo que hacerse al trabajo de conserje, aunque todo el mundo le llamara portera. Al fin y al cabo no era demasiado duro y le dejaba tiempo para hacer sus cosas.

Una mañana de domingo, la cual a ella no le tocaba trabajar, recibió un mensaje de WhatsApp.

-          ¿Dónde te metes? Quiero verte hoy. Te necesito.



Ainhoa cerrando los ojos resopló y miró el tiempo por la ventana. Había salido el sol, pero unas nubes grises amenazaban con nevar muy pronto. Ese año habría una Navidad blanca y muy fría, al contrario que su corazón.




Llamando a la puerta, Juan entró en la casa de Ainhoa.
-          ¡Buenos días guapa! ¿Has dormido bien?
-          Hola mi capitán. Sí, he descansado bastante, la verdad. ¿Y tú? Voy a desayunar, ¿quieres?
-          No gracias. Acabo de hacerlo.




Sentándose junto a ella, comenzaron a hablar mientras la muchacha desayunaba. Al terminar, ella se levantó rápidamente.
-          Te noto extraña, ¿te pasa algo?
-          ¿A mí? Nada, ¿por qué lo preguntas?
-          Porque te siento distante… Como si quisieras alejarte de mí.




Ainhoa, dejando el plato en la encimera, abrazó a Juan.
-          No digas eso. Ya sabes cuánto te aprecio y lo eternamente agradecida que estaré siempre.
-          Y yo también te aprecio un montón, pero sabes de sobra los sentimientos que tengo hacia ti y me duele querer acercarme a ti y justo cuando parece que me correspondes, vuelves a distanciarte.




A Ainhoa le dolía en lo más hondo de su corazón no poder expresarle sus sentimientos, pero tenía una situación muy complicada y no quería involucrarlo porque él ya había hecho mucho por ella.
-          Juan, no me pasa nada contigo, te lo prometo. Simplemente que… esta vez quiero ir más despacio y no cagarla. Tú… Me gustas de verdad. Es la primera vez que siento algo así por alguien y tengo miedo de hacer algo y de que te alejes de mí.
-          Pero eso no pasará. Yo quiero estar contigo.




Separándose de él, le agarró la cara masculina con sus manos y le dio un beso en la mejilla.
-          Me gustaría corresponderte pero… De momento necesito espacio. Te prometo que saldremos juntos, pero a mi ritmo, ¿vale? Y siento si esto te hace daño pero no puedo hacer otra cosa…
-          Entiendo… Pues me voy. No quiero molestarte.
-          Juan, no te enfades. ¡Juan!-gritó mientras el chico se alejaba-.




Ainhoa se sentía hundida, devastada y dolida. Quería realmente a Juan y se había dado cuenta de que era un chico que realmente valía la pena y por el que merecía entregarse al 100%, pero aquel no era el momento idóneo. Pero lo que más le pesaba a ella era que, cuando se solucionara el problema que tenía, tal vez sería demasiado tarde para él…




Una media hora después, suena la puerta y al abrir, un hombre entra en la casa con paso decidido.
-          Vaya, menudo cambio le has dado a la casa.
-          ¿Qué haces aquí? ¿Estás loco?
-          Sí. Loco por tenerte entre mis brazos. Hace más de dos semanas que no respondes a mis mensajes ni llamadas. ¿Qué he hecho para que me trates así?




Ainhoa estaba atacada de los nervios y con un nudo en el estómago que no la dejaba hablar apenas.
-          Cierra la boca y entra, que te van a ver los vecinos.
-          Me dan igual los vecinos, quien me preocupa es tu actitud, cariño. Ven y dame un beso.
-          ¡Que me sueltes!
-          No te resistas o será peor.
-          ¡Que me dejes he dicho!




Y en ese momento, los labios masculinos se unieron a los femeninos. Ainhoa intentaba zafarse de él pero Antonio era una lapa y la tenía bien sujeta por la cintura.




Soltándola, ella le pegó un guantazo. Sin embargo, él actuó como si nada hubiera pasado.
-          ¿Me vas a decir por qué no has contestado mis mensajes?
-          He estado ocupada.
-          ¿Follándote a otro? Ya sabes que tú eres mía y sólo mía. Cuando deje a mi mujer…-comenzó a decir Antonio-.
-          Antonio, esa mentira ya no hay quien se la crea, en serio.
-          ¿Sí? Pues te la vas a tener que creer si no quieres volver a probar de lo que soy capaz de hacer…




Ainhoa puso cara de sospecha porque sabía lo que Antonio podría hacer.
-          Antonio, lo que pasó entre nosotros ya terminó. De eso hace ya mucho y, te vuelvo a repetir, sigues casado.
-          A mí mi mujer me la suda. Yo lo único que quiero es estar contigo, así que coge tus cosas y vámonos al hotel. Tengo reservada la suite principal…
-          No. Antonio, no me das miedo. Si tuvimos aquello fue porque me ofreciste 2000€ por pasar la noche contigo. Era dinero fácil y en ese momento me pareció buena idea, pero ahora he cambiado y he roto con todo lo anterior y eso te concierne a ti.
-          Pues aunque hayas roto con todo, conmigo no podrás tan fácilmente, ya que tengo pruebas… ¿recuerdas?




Sacando su móvil del bolsillo, Antonio comenzó a reproducir los vídeos que tenía con Ainhoa manteniendo relaciones sexuales.
-          Quita eso,-dijo ella agachando la cara-.
-          Pues si no quieres que, por accidente, lo suba a internet, ya puedes estar desnudándote.
-          Pero…
-          ¿Quieres que lo suba a internet entonces? Vale, tú sabrás.
-          ¡Vale! Cogeré mis cosas y nos vamos al hotel.
-          Mmmm, no. He cambiado de opinión. Quiero hacerlo en tu cama, para que cuando te acuestes, te acuerdes de mí. Y harás lo que yo te diga. Vamos a tu cuarto…




Ainhoa, cabizbaja y triste, fue al dormitorio. Antonio le ordenó desnudarse y hacerle un baile sensual mientras él observaba tumbado en la cama.




Y para no perder la costumbre, Antonio colocó su videocámara para grabar la escena. Ainhoa se negó al principio, pero volvió a amenazarla con publicar el vídeo. En ese momento, tendría que ceder ante el chantaje de aquel viejo verde.



Ainhoa intentaba satisfacerlo, pero no podía evitar pensar en Juan. Deseaba con todas sus fuerzas que la sacara de esa situación en ese momento, pero le podía más el miedo a que él la rechazara.



A todo esto, Juan había recibido una notificación de que había recibido un paquete de su abuelo al correo. Como hacía frío, se puso un abrigo gordito para intentar no resfriarse.

Al pasar por delante de la puerta de la casa de Ainhoa, se puso triste porque deseaba con todas sus fuerzas estar con ella, pero no podía después de la negativa femenina, así que tendría que esperar y rezar hasta que ella cambiara de opinión.

Subiendo a casa de Marco, lo encontró descansando en el sillón.
-          ¡Buenos días papá!
-          Hola hijo, ¿qué tal el día?
-          Pues podría ir mejor… ¿Podemos hablar?
-          Claro Juan. Siéntate aquí.

Juan comenzó a relatar todo lo sucedido.
-          Como sabrás, mi hermano y yo hemos estado ayudando a Ainhoa desde hace bastante tiempo con las obras de su casa y como hemos compartido tantas cosas, he comenzado a sentir cosas especiales por ella. Pero aparte de las obras de la casa, hemos salido a tomar algo, ver una película… Sin embargo, ella nunca ha hecho el ademán de besarme, agarrarme la mano o abrazarme. Siempre soy yo el que le demuestro gestos de cariño y comienzo a cansarme de esta situación.
-          Hijo, debes comprender que todos no son como tú y hay gente que necesita más tiempo para comenzar una relación.
-          Si ella me ha dicho eso. Pero tengo la sensación de que pasa algo más que no me cuenta.

Marco estaba preocupado por la situación de su hijo mayor.
-          ¿Tú crees que habrá otro?
-          No quiero pensarlo, pero me asusta que sea así. ¿Y si hay otro que ocupa su corazón y ella no sabe cómo decírmelo para no hacerme daño?
-          Pregúntaselo abiertamente. No tengas miedo.
-          Ya, pero ¿y si es verdad? No quiero que me hagan daño.
-          Es un riesgo que tienes que correr. En el amor, como casi en todo, el que no arriesga no gana. Lo peor que puede pasar es que te diga que no y te vas a quedar en la misma situación que ahora.

Juan estaba triste y algo deprimido porque no sabía qué hacer.
-          Ya… Pero sigo diciendo que algo no me cuadra porque hoy le he vuelto a decir mis sentimientos hacia ella y es la primera vez que me ha abrazado ella, e incluso me ha dado un beso en la mejilla y me ha dicho que yo también le gusto y que no quiere cagarla conmigo y que necesita su espacio.
-          Pues entonces ahí lo tienes. Hijo, la mujer que tenga que ser para ti, lo será pase lo que pase. Mira a tu madre y a mí, aunque nos prohibieron estar juntos, naciste tú y no me arrepiento nada. Y luego con Luisa nació tu hermano, así que no te preocupes. Sé que es duro pero si tienes paciencia, llegará la tuya. Ya sea Ainhoa u otra chica.

Casi media hora más tarde, Mateo bajó en el ascensor para ir a la panadería a comprar el pan para el almuerzo y la cena. De repente vio cómo Antonio salía de la casa de Ainhoa, cosa que le extrañó muchísimo. ¿Qué hacía el doctor allí?

Corriendo hacia la puerta, consiguió sujetarla antes de que se cerrara y pudo entrar en la casa. Al cerrarla, escuchó un leve llanto que venía del dormitorio.

Lentamente, Mateo abrió la puerta y se encontró a Ainhoa completamente desnuda y tirada en el suelo, con el maquillaje emborronado y sin parar de llorar. Ella levantó la cabeza y al verlo allí, se tapó más todavía.
-          Perdón Ainhoa, no sabía que estabas desnuda. Te espero fuera.

Sentándose en el sofá, Mateo comenzó a crear sus teorías mentales sobre qué estaría pasando. Podría ser que Ainhoa tuviera un problema ginecológico y tal vez por eso estaba desnuda, pero la especialidad de Antonio no era esa, así que esa teoría no podría ser. Mateo no creía que las otras opciones que se le ocurrían pudieran ser ciertas, ya que Antonio era un hombre felizmente casado.

Apenas cinco minutos después, Ainhoa salió del dormitorio vestida y arreglada.
-          Ya estoy aquí,-dijo Ainhoa avisando a Mateo-.
-          Perdón de nuevo. No sabía que estarías desnuda en el dormitorio. Debí llamar antes de abrir la puerta.
-          No tiene importancia,-dijo ella restregándose la mano por la nariz-. ¿Qué querías?

Mateo se dio cuenta de que había estado llorando y la salida de Antonio de su casa le mosqueaba mucho.
-          Verás… Es que acabo de ver a Antonio salir de tu casa y me ha extrañado mucho, por eso he entrado en tu casa.
-          No tienes de lo que preocuparte. Ha venido porque necesitaba una revisión y él es mi médico, así que…
-          Pero Ainhoa, hoy es tu día libre y podrías ir al hospital perfectamente.
-          Ya, pero prefiero no esperar a la cola y que me atienda aquí.
-          Ainhoa… ¿seguro que me estás diciendo la verdad?
-          Que sí, te lo prometo.
-          Pues lo siento pero no te creo. Cuando mientes arrugas la nariz sin darte cuenta y desde que estás hablando conmigo no has parado de arrugarla.

Ainhoa se quedó sorprendida tras escuchar a Mateo. Sólo sus familiares más cercanos sabían eso y a él ni a ninguno de ese edificio se lo había contado. ¿Cómo lo sabía?
-          ¿Cómo sabes eso?
-          Cuando estuve en coma tuve ese sueño que te mencioné una vez y ahí aprendí mucho de todos. ¿Me vas a contar ahora lo que ha pasado?
-          Vale, todo comenzó,-dijo Ainhoa poniendo cara de tristeza-, cuando fui un día a hacerme un chequeo completo al hospital y me atendió Antonio. Pues resulta que ese mismo día por la tarde me llama para decirme que tenía que contarme algo en persona sobre el chequeo de ese día. Así que quedamos y ahí me contó que estaba todo bien, pero que le había servido de excusa para quedar conmigo porque le había parecido guapísima y me ofreció 300€ solamente por desnudarme para él. Yo en ese momento lo vi una buena idea, así que me desnudé y me pagó los 300€, pero luego comenzó a tocarme y me puse cachonda, así que acabamos masturbándonos el uno al otro. Al día siguiente vino a recogerme por la mañana porque había alquilado una habitación de hotel y ya allí me ofreció 2000€ por acostarme con él y claro, vi el cielo abierto en ese momento. Sin embargo, cuando estábamos desnudos y en las preliminares, puso una cámara encima de un mueble y me dijo que quería tenerlo de recuerdo para él. Pues resulta que como después de aquella vez no hemos quedado más, me ha estado mandando mensajes, primero de su polla, luego otras de una habitación de hotel con el día y la hora y no fui, incluso también algunas amenazas. Luego pasó lo que pasó con Esteban y cuando tu hermano me llevó al calabozo me pagó la fianza y con lo de la obra no le he respondido ningún mensaje… Pues hoy se ha presentado aquí y me ha amenazado con subir a las redes nuestro vídeo si no me acostaba con él. El resto ya lo sabes…

Mateo no podría creérselo. En su sueño, Antonio era un viejo verde, pero buena persona. Sin embargo en la realidad era muchísimo peor. Todo parecía una pesadilla en la vida real.
-          Dios mío… No sabía que Antonio podría hacer algo así.
-          Lo peor es que me gusta tu hermano y me encantaría poder estar con él, pero hoy le he tenido que decir que se alejara y me diera espacio porque no quiero involucrarlo en esto. Y si te lo he contado a ti es porque me has pillado.
-          Bueno, vamos a calmarnos y a pensar en una solución…
-          Lo único que se me ocurre a mí es que él suba el vídeo y que a mí, la poca vida y dignidad que me queda, se vaya a la mierda.
-          No, hay otra solución y se me acaba de ocurrir. Antonio es amigo íntimo de mi padre, así que podría decirle a mi padre que invite un día a Antonio a casa y aprovechando esa excusa, podría hacer copia de los vídeos que tiene en su móvil y con tus mensajes de WhatsApp podríamos pillarlo y enviarlo a la cárcel.

Ainhoa, completamente sorprendida, se acercó a Mateo.
-          ¿Harías eso por mí?
-          ¡Claro! Se nota que has cambiado y que tus sentimientos por mi hermano son verdaderos y no quiero que ni tú ni él lo paséis mal, así que déjamelo todo a mí que yo me ocupo. Será nuestro secreto…

Sin poderlo evitar, Ainhoa abrazó a Mateo fuertemente. Estaba inmensamente agradecida por todo lo que estaba haciendo por ella y no sabía cómo podría devolverle el favor.

CONTINUARÁ…