martes, 11 de febrero de 2014

Capítulo 6 de la Segunda Temporada de "Black Hand"

¡Buenas a todos gente! ¿Qué tal lleváis la semana? Espero que bien, ya queda menos para el fin de semana, así que ánimo jejeje. Y como cada martes, hoy toca capítulo y la cosa está que arde... ¿Queréis saber lo que le ocurre hoy a nuestro ya más que conocido Will? No os perdáis detalle entonces... ¡Hasta muy pronto amigos!

SEGUNDA TEMPORADA
CAPÍTULO 6

Will se quedó de piedra al escuchar la cifra que le acababa de decir Adolfo.
- ¿7 años? ¿Desde aquello han pasado 7 años?
- Sí Will... No sabía cómo decírtelo.
- Madre mía. Es decir, que ahora tengo... ¿Cuántos años tengo?
- Creo recordar que tenías 25 cuando te traté, así que ahora tendrás... 32 años.
- Adolfo, discúlpame pero ¿cómo no me lo dijiste antes?


- Ya te lo he dicho. Cuando una persona ha estado en coma tanto tiempo hay que decirles todos los datos que han ocurrido en ese tiempo poco a poco.
- No me puedo creer que hayan pasado 7 años. Qué locura.
- Pues es cierto; no te miento.
- Adolfo, me parece que me voy a dar una vuelta con Indomable, puede que tarde, así que no me espereis levantados.
- De acuerdo y ten mucho cuidado.
- Lo tendré.


Will ensilló a su caballo y juntos se fueron a dar un paseo, para aclarar todas las noticias que había recibido en un solo día...


- Dios mío. ¿Tanto tiempo he estado en coma? ¿Cómo es que me he despertado? ¿Hay algo que todavía no sepa o no me acuerde? Demasiadas preguntas sin respuesta.


Sin embargo, al rato Will volvió a su casa y pudo ver a lo lejos a Adolfo y Clara, su esposa, entrando en un montón de heno para... bueno, para hacer lo que hacen los matrimonios.


Will sin hacer ruido entró en su cuarto y se durmió. Era tarde y la imagen que acababa de ver no sabía por qué pero le daba envidia...


Pero esa noche no fue tranquila, sino que Will durmió nervioso y se movía mucho en la cama. Constantemente se le venía un rostro en sus sueños pero no llegaba a averiguar ni su nombre ni nada, solo su imagen.


La mañana vino y con ella se acercaron una pareja de ciervos a beber agua al lago junto a Luz, la llegua de Clara y la madre de Indomable.


Se despertó Will y pensó que ya que estaba despierto y había vuelto a la vida, tendría que ayudar, así que lo que hizo fue su cama.


Después salió y miró hacia las plantas; había mucho trabajo por delante...


Un par de horas más tarde, se abrió la puerta y Clara salió de ella. Al ver a Will trabajando allí sonrió.


Clara se acercó al lugar donde se encontraba Will y lo miró.
- Buenos días Will.
- Ah, buenos días Clara. No te oí salir. ¿Dormiste bien?
- Muy bien, gracias. ¿Y tú?
- Bien también.


Will siguió trabajando y Clara se quedó un momento mirándolo.
- Me pregunto cómo fue que Will después de tanto tiempo se despertó. ¿Qué fue lo que cambió para que se despertara? ¿Tendrá familia?


Siguieron trabajando y al rato, cuando ya Adolfo se despertó y comenzó a ayudar en la tarea, Clara se acercó a Will.
- Will, me gustaría hablar contigo.
- Dime Clara.
- ¿Tú sabes si tienes familia?
- Sinceramente no me acuerdo, aunque esta noche he tenido un sueño extraño...
- ¿Extraño? ¿Cómo de raro?
- Pues he estado soñando toda la noche con una mujer, morena de pelo, blanca de piel y ojos azul verdosos y muy guapa, pero no sé nada más de ella... Ni su nombre ni nada.
- ¿Y no te suena su cara?
- Puf... Yo que se, tengo la cabeza fatal. Debería darme un golpe para ver si recuerdo algo, jejeje.


- No digas eso anda, que suficiente preocupación teníamos contigo al estar en coma.
- Hablaba en broma, aunque no se me ocurre otra solución.
- Tiempo al tiempo. Poco a poco comenzarás a recordar, no te impacientes.
- Lo que tengo ganas de saber es si tenía a alguien, padres, mujer o hijos y que pueda caber la posibilidad de que se hayan salvado como nosotros.


- Todo puede ser, nunca se sabe Will.
- ¿Y cómo es que no habeis tenido hijos Adolfo y tú?
- Adolfo siempre estaba muy ocupado y desde aquella luz y hasta que nos quedamos aquí estuvimos de un lado para otro y pensamos que no era la mejor vida para un niño. Ahora que estamos más asentados, estamos pensando en la posibilidad de agrandar la familia.
- Pues me alegraría mucho, ciertamente.
- Por cierto Will, ahora que me acuerdo...
- ¿Qué pasa?


- Bah, no creo que...
- ¿No crees el que?
- Déjalo, es una tontería.
- A ver, dime.
- Antes de que pasara nada, cuando existía el mundo tal y como lo conocemos, hubo una Tercera Guerra Mundial.
- ¿Si?
- Y un muchacho salió una vez en la televisión y si no recuerdo mal se llamaba Will, pero no creo que fueras tú.


En ese momento Will se quedó con cara de sospecha... ¿Sería cierto lo que decía Clara?


CONTINUARÁ...