viernes, 10 de enero de 2014

Último capítulo de "Black Hand"

¡Hola a todos amigos! ¿Habéis pasado buena semana? Espero que sí y que el fin de semana lo utilicéis para disfrutar, relajaros y pasarlo bien.
Por cierto, aunque algunos ya lo habréis visto, he creado en Facebook una página con el mismo nombre del blog para teneros informados al 100% sobre todos los cambios que se hacen en el blog, así que os recomiendo que os paséis y le deis a me gusta, así no os perderéis ninguna de las novedades, que serán muchas a lo largo de este año... Podéis entrar aquí para encontrar la página de Facebook.
Otra cosa que os quería contar, aunque el título de esta entrada ya lo dice, hoy es el último capítulo de "Black Hand", así que ya no habrá más Will... ¿o sí? Prestad atención a los próximos días porque os tengo una sorpresa preparada que espero que os guste.
Ahora os dejo con este capítulo, ¡hasta muy pronto amigos! Y no os olvidéis nunca de sonreír =D

CAPÍTULO 19

Will volvió de pasear a Blake y ya el jefe se había ido.
- Amanda, ¿qué te quiso decir Boss?
- No te lo puedo decir.
- Venga ya Amanda. Dímelo por favor.
- Que no Will, es secreto.



- Pues nada chica, haz lo que quieras. Yo me voy a mi cuarto por si en algún momento quieres contarme algo...
- Jajaja, no tranquilo que no te voy a contar nada.
<_<



Un par de días más tarde, Amanda recibió una llamada de Boss.
- Dime Boss.
- Amanda, quiero hablar con Will, ¿podría llegarme a vuestra casa?
- Claro, no hay problema.
- Vale, pues en 15 minutos estoy allí.




Boss llegó y Amanda lo recibió en la entrada y bajaron juntos hasta el sótano.
- ¿Y Will?
- Está terminando de cambiarse, ahora sale.
- Ok, verás, es que me gustaría hablar con él a solas, ¿te importa?
- Para nada, me iré a la cocina a preparar la comida de hoy, ¿te quedas a almorzar?
- No se, no quiero causar molestia.
- Anda hombre, estás invitado a comer. Por cierto, ahí está Will.




Amanda se levantó de su asiento y se dirigió a la cocina.
- Mucha suerte Will.
- Gr-gracias Amanda. No entiendo por qué...




- Buenos días Boss. ¿Querías hablar conmigo?
- Sí verás. El otro día Amanda y yo hablamos sobre tí y tu implicación con nosotros. Nos has servido de gran ayuda en varias ocasiones y nos gustaría proponerte algo.
- ¿De qué se trata?
- Como bien intuiste una vez, vamos contra el crimen, pero no somos policías.
- ¿Entonces?
- Pertenecemos a la CIA y esta investigación que estamos llevando a cabo es totalmente secreta y confidencial. Nuestro jefe por llamarlo de alguna forma es el presidente de los EE.UU.
- Wow...




- Entonces, dado que estás con nosotros en todo esto y has colaborado, ¿te gustaría unirte a nosotros?
- Por supuesto, será todo un honor.
- Entonces de inmediato tendrás que coger un vuelo para Washington.
- ¿Para qué tengo que ir allí?
- Necesitas una instrucción y las personas pertenecientes a la CIA necesitan una formación clave para poder ser de este grupo.
- ¿Lo sabe Amanda?
- Se lo diremos ahora.




Fueron hacia la cocina y Amanda acababa de terminar el almuerzo, por lo que todos se sentaron a la mesa y comenzaron a servir mientras charlaban.
- Amanda, buenas noticias. Will ha aceptado ser uno de los nuestros.
- ¿De veras? Me alegro mucho por ti Will.
- Gracias Amanda. Lo malo de todo esto es que tendré que irme por un tiempo a Washington.
- Todo sea por una buena causa como esta.




- Boss,-dijo Amanda-, ¿cuánto dura la formación?
- Todo depende de cómo vaya el alumno.
- Pero, ¿más o menos de media cuánto puede durar?
- Siendote sincero... Unos 6 o 7 meses por lo menos.
- Es mucho tiempo,-dijo Will-.
- No te preocupes Will, seguro que vas a ser el mejor de allí, ya lo verás.




Will recogió sus cosas y dos días más tarde cogía el vuelo hacia Washington. Las semanas pasaban y así pasaron 1, 2, 3 y 4 meses. Cuando quedaba poco para que se cumplieran los 5 meses de formación, una silueta se bordeó frente a la siniestra mirada de la casa de Amanda.



Era Will y ya estaba listo para comenzar con su nueva compañera: Amanda Liedson.
Bajó al salón y comprobó que estaba en el sofá durmiendo.
- Seguramente se habrá enterado que venía hacia acá y se ha quedado dormida esperándome.




Amanda abrió los ojos de repente y vio a Will frente a las escaleras observándola. Rápidamente se levantó y abrazó con fuerza a Will.
- Will, te he echado tanto de menos.
- Y yo a ti Amanda. ¿Qué tal te ha ido en este tiempo?
- Pues como siempre, no ha cambiado nada. ¿Y a ti por allí?
- Washington es muy bonita y la formación ha sido dura pero con mucho esfuerzo he conseguido ser el mejor de la clase y aquí estoy de vuelta.
- Me alegro tenerte por aquí.




- Ahora podremos trabajar juntos en las misiones y todo, ¿verdad Amanda?
- Pues eso es lo que te iba a decir, que ya tenemos una.
- ¿De qué se trata?
- Es sobre el doctor... Se ha abierto desde la CIA una investigación y tenemos que detenerlo, sea como sea.
- ¿Se sabe su paradero?
- Llevo un mes intentando buscarlo por la ciudad, pero Nueva York es demasiado grande.
- Tengo un plan, ¡vamos!




Will se dirigió a Eugi's y Amanda, desconcertada, lo seguía sin saber qué se proponía Will.
- Muy buenas amigo.
- ¡Hola Will! Me alegro de verte, ¿quien es esta impresionante chica?
- Una amiga. Oye Rick, necesito tu ayuda. ¿Sabes dónde puedo encontrar al Doctor Mcwire?
- ¿Quien?
- Venga, no te hagas el tonto. Sé que colaboras con él y sus secuaces. Este es su lugar de descanso, ¿cierto?




Amanda se acercó a Will y le dijo algo al oído.
- Rick, necesito que me lo digas, tengo que hablar con él. ¿Dónde se esconde?
- Will, es que yo...
- Rick, te prometo que no le diré a nadie que tú fuiste el que me lo contó.
- Vale, está bien...




El lugar era el mirador, ese lugar que tantos malos recuerdos le traía a Will. Este y Amanda fueron hacia allí y se escondieron en una casita que había ahí cerca.



Will se fijó en un punto blanco que se veía a lo lejos. Era el doctor, efectivamente.



Will se acercó más todavía, dejando a Amanda tras él como seguro. Desde esa posición, pudo escuchar que el Doctor hablaba por teléfono.
- ¿Y le has dicho donde estaba? Pues cuando llegue le tengo una sorpresita al mamón de Will.
- ...
- Me da igual cómo esté, como si quiere ponerse como Sylvester Stallone, me la suda Rick.
- ...
- ¿El qué te da pena de Will Rick?
- ...
- Pues que se joda. Me alegro de que sus padres se murieran en un accidente. Me hubiera gustado ver la cara de ese malnacido cuando se enteró de que sus padres se habían muerto. Seguramente se mataron porque no podían soportar tener un hijo de esa forma.




Will comenzó a cabrearse hasta tal punto que no pudo controlarse.
El Doctor terminó la conversación y se levantó, sin saber que Will corría desesperado hacia él con no muy buenas pulgas.




Mientras tanto, Amanda desde su posición, pudo ver cómo Will propinaba un puñetazo en la nuca al Doctor, le dió la vuelta, le dijo unas palabras y luego lo tiró por el precipicio. Amanda, permanecía atónita ante esta escena.



Tras lo ocurrido fueron a hablar con el Boss.
- Will, tenemos que contarle lo que ha ocurrido...
- ¿Qué me tenéis que contar?
- Verás Boss, es que...




Tras haberle narrado todo lo ocurrido...
- Will, la misión era detenerlo, no asesinarlo. Ahora toda la investigación se habrá ido al traste por culpa de una mala cabeza.
- Boss,-interrumpió Amanda-, hay una solución a todo esto...




- ¿Qué solución Amanda?
- Que fue en legítima defensa.
- Ah, ya entiendo... Todo esto quedaría arreglado si tu lo hubieras matado porque él te atacó.
- ¿Cómo haremos eso Boss?,-preguntó Will-.
- No te preocupes, no te haremos daño.




Un mes más tarde, Amanda, Will y Boss salieron triunfantes del juicio. Habían ganado el caso del Doctor y todo estaba solucionado. El gobierno estaba al tanto de todo y preparaban las condecoraciones hacia los 3.



El Boss, contento ante esta situación, se abrazó a ambos.





Tras esto, se tuvo que marchar a su casa y Will junto con Amanda se quedaron frente al ayuntamiento dándose un fuerte abrazo.
- Lo conseguimos Will, y todo gracias a ti.
- Gracias a los dos. Sin ti no podría haber hecho nada Amanda.




La alegría corría por sus venas y Amanda, por un impulso se acercó a Will y le propinó un gran beso donde sus lenguas juguetearon ávidas de más.



Amanda se separó y reaccionó con lucidez a lo que acababa de hacer.
- Lo siento Will, no sé lo que me ha pasado. Perdóname...




Pero Will no contestó; sólo se acercó a Amanda y la besó dulcemente en los labios.



Ambos pidieron vacaciones y se mudaron a vivir juntos a un pueblo de Virginia junto con Blake.



Se amaban tanto que siempre que podían hacían el amor y se entregaban el uno al otro.



Habían pasado ya 5 meses desde que se habían mudado a dicho pueblo y la gran noticia que a todos alegraba era que Amanda estaba embarazada de 2 meses.



Todo estaba muy bien y el mundo les sonreía, hasta que Will recibió una llamada muy extraña...
Día 28 de septiembre de 2012.
- ¿Diga?
- Señor William Hudson, perteneciente a la CIA y condecorado con una medalla, le saluda el presidente de los EE.UU.
- ¡Señor Obama! Es un auténtico placer. ¿A qué se debe este honor?
- Hay un grave problema que pronto va a afectar a todo el mundo.
- ¿Que problema?
- Los de Al-Qaeda han lanzado un arma de destrucción masiva contra Rusia y han comunicado que hemos sido los norteamericanos. HA COMENZADO LA 3º GUERRA MUNDIAL.





                              ¿FIN?