miércoles, 18 de diciembre de 2013

¡¡¡DOBLE CAPÍTULO de "Black Hand"!!!

¡Hola a todos! Siento mucho no haberos puesto capítulo ayer pero tuve que atender una serie de problemas personales que me tuvieron ocupado casi todo el día y como el viernes no voy a poder conectarme tampoco, hoy os dejo con un DOBLE CAPÍTULO. Espero que este regalo os recompense por mi dejadez últimamente, pero estas fechas... Ya sabéis como son.
En fin, que tras la Navidad, en el nuevo año espero traeros muchas más sorpresas. Tengo pensado hacer unas cuantas sesiones de fotos a unos sims que creé hace tiempo, así que cruzad los dedos para que pueda hacerlas bien tras las vacaciones.
El próximo capítulo será el día 24 de diciembre si no hay cambio de planes, así que marcarlo en vuestra agenda para que no se os olvide jejeje. Un abrazo y ya sabéis, a disfrutar del doble capítulo de hoy.

CAPÍTULO 13

Amanda no podía creer lo que estaba viendo y salió despavorida del metro mientras dejaba a Will junto con Eddie y Louis...


A Will le resultaba increíble lo que acababa de ocurrir. Hacía menos de dos minutos estaba hablando tan tranquilamente con Louis y ahora... muerto y a manos de otro chico, del que perseguía. Ese chico también yacía muerto en el suelo y ambos con un sólo disparo en la frente. La sangre de ambos resbalaba por las paredes y un gran charco se estaba creando en el suelo. 


Aún en estado de shock, Will se dirigió hacia la casa del doctor, su antigua residencia antes de irse a Madrid. No se podía creer que Louis estuviera muerto... Muerto. La gente esta de paso, pensaba, y nunca se sabe cuándo nos puede tocar a nosotros, por lo que debemos estar preparados para cualquier momento.
Este y muchos más pensamientos recorrían su cabeza mientras con paso lento caminaba hacia su destino.


Al llegar a la casa del doctor, fue a la cocina ya que escuchaba ruido proveniente de ahí. Al verlo, las lágrimas se le saltaron y comenzó a hablar.
- Doctor, tengo que contarle una terrible noticia que acaba de ocurrir.
- Ya me he enterado Will; ha salido en un avance informativo en la radio.
- ¿Qué han dicho?
- Pues que dos chicos, uno de color y otro blanco han muerto a manos del arma del otro en un tiro limpio a la sién. La muerte ha sido en el acto y las víctimas no han sufrido en ningún momento. Que todavía son desconocidos y que piden la colaboración ciudadana para el reconocimiento de ambos.
- Estaba yo con él doctor, escuché los disparos.
- ¿Qué ocurrió exactamente?


- Iba de camino hacia aquí y de repente al girar una esquina me lo encontré, ahí nos abrazamos y me comentó que estaba en una misión, persiguiendo a un tipo. Cuando volvimos a encontrarle, estaba con una chica y ambos se dieron cuenta de nuestra presencia y huyeron hacia el metro y ahí les volvimos a perder la pista.
- ¿Y qué pasó?
- Pues que ya estábamos decepcionados tras la pérdida y por casualidad, Louis comentó que quería ir al servicio que cuando saliera nos vendríamos hacia aquí. Yo lo esperé fuera y un minuto más tarde escuché unas voces y dos disparos. 
- Joder... ahí estaría escondido el chico y lo pilló infraganti.
- Espera, pero aún hay más. Antes de entrar en el lugar, la chica que acompañaba al otro fallecido salió del baño femenino, entró conmigo, dio un grito y se largó corriendo mientras lloraba.
- Un momento, ¿hay una testigo que te vio ahí y no has acabado con ella?
- ¿Cómo dices?
- Si esa chica se lo dice a la policía te vincularán a Louis y a ti te vicularán conmigo y si descubren a lo que nos dedicamos, me temo que nos mandarán al corredor de la muerte...


Mientras todo esto ocurría en casa del doctor, Amanda estaba sentada en el parque donde hacía una hora había estado hablando con Eddie y él ahora estaba muerto y lo había visto con sus propios ojos. Justo cuando todo empezaba a ir mejor. Cuando se veía la luz al final del túnel... y finalmente se vio la luz, pero de otra manera. ¿Cómo podía haber ocurrido todo tan rápido? 


Amanda se levantó y Blake, que estaba junto a ella en todo momento, avanzó hasta ponerse delante. 
- Blake, vamos a ir a hablar con el jefe.
Y el perro como si la hubiera entendido la escoltó hasta el escondite.


Ya allí, tragó saliva y casi sin poder hablar, comenzó a relatar lo ocurrido.
- Boss... no sé cómo empezar todo lo que le tengo que contar, pero es de extrema urgencia.
- Cuéntame Amanda, pero antes, ¿dónde está Eddie?
Amanda se echó a llorar y el jefe hizo el amago de levantarse, pero volvió a reclinarse en el asiento y comenzó a hablar.
- Tranquila Amanda, respira profúndamente y cuéntame qué es lo que ha pasado.
- Uff... Resulta que Eddie me llamó por teléfono para comentarme un asunto que había averiguado sobre la gente a la que perseguimos. Al llegar al lugar me comentó que habló con usted y que le dijo que tuviera precaución, ¿no es cierto?
- Exactamente.
- Pues él no le hizo caso y se puso en peligro. No pudo sonsacar nada de allí y entonces fue cuando me llamó a mi. En eso estábamos cuando él vio que lo estaban siguiendo. Me dijo que me quedara con Blake y que se iba a esconder. Pero no pude evitarlo y me fui con él. Los dos tipos que nos seguían entraron en el metro pero los perdimos metiendonos entre la gente. Ya más tranquilos junto a los baños me dijo que era una tonta por haberlo seguido y fue cuando él se me declaró y nos abrazamos. Sin embargo, se percató de la presencia de nuestros perseguidores y cada uno se escondió en su respectivo baño y al momento escuché un par de disparos. Al salir me encontré con uno de los dos y juntos abrimos la puerta del baño masculino y fue cuando vi a... Eddie y al otro muertos con un disparo en la cabeza. Fue horrible.


- Dios... si hubiera sido más prudente, todo esto no hubiera pasado.
- Ya lo sé. Siempre fue un rebelde y por culpa de su falta de cabeza, ha ocurrido esto.
- Bueno, ahora lo que tienes que hacer es tomarte unas vacaciones y olvidarte de todo lo que ha pasado en la medida de lo posible.
- Pero boss, me va a resultar imposible...
- Es una orden Amanda. Te lo digo por tu bien.
- Entendido. Gracias por todo.
- Amanda...
- ¿Sí?
- Lo siento mucho.
- Gracias jefe...


Mientras tanto, en la casa del doctor, Will se encontraba solo porque el doctor había ido a reclamar el cuerpo de Louis.
Todavía le resultaba muy difícil asimilar la pérdida de su amigo y no podía pensar en otra cosa.


Salió al jardín para poder despejarse un poco y en ese momento fue cuando se dio cuenta de que a mano derecha, había un laberinto.


Al acercarse, se dio cuenta de que estaba cerrado y al intentar saltarlo sonó una voz que decía "contraseña, por favor."
- ¿Contraseña? Ehmmmm... ¿Ábrete Sesamo?
Justo en ese momento, la valla se abrió y tenía vía libre para poder llegar hasta el final.


Al llegar al final del laberinto, contempló las vistas a la ciudad mientras esta amanecía y de repente se acordó de cuando el casero murió y se retiró a la montaña para recapacitar. La idea de pertenecer a una banda de ladrones, no le parecía ya tan buena idea...


Will fue a sentarse en el banco que había tras de él y justo en ese momento se escuchó un ruido a su izquierda y de golpe y porrazo apareció una escalera que llevaba a un piso inferior...



No pares de leer, que esto continúa...


CAPÍTULO 14

Will sintió curiosidad por lo que acababa de ocurrir y, sin pensárselo dos veces, bajó los escalones que llevaban hacia el piso inferior.


Al bajar, encontró una sala llena de cachivaches muy raros junto a unas cajas.


Giró su cabeza hacia la izquierda y descubrió un escritorio con un ordenador portátil.


Lo abrió y comprobó si estaba apagado o estaba encendido. Finalmente, se dio cuenta que estaba encendido y se puso a investigar.


Encontró varias carpetas pero una de ellas le llamó más la atención que cualquier otra. Dicha carpeta tenía el nombre de Grupo de Colaboración A-Q. Aquello le intrigó mucho y la abrió. Dentro pudo encontrar numerosos archivos Word llamados por nombres y apellidos. Entre ellos vio los pertenecientes a Louis y el suyo.


Pero al final de la carpeta, se encontraba un archivo de Word con el mismo nombre que la carpeta. Lo abrió y lo que leyó fue muy difícil de digerir; os resumo:
Distinguido Abhduláh Ser:
Me pongo en contacto con usted para comunicarle que la misión de robar los objetos mencionados en el comunicado anterior que fue encomendada a mis mejores hombres, Louis y Will, ha sido realmente satisfactoria. Le agradezco su interés por mis muchachos y le aseguro que ellos desconocen todo el sistema que hay montado. Fue un gran paso para nosotros el que la mismísima Al-Qaeda quisiera que nuestra misión se convirtiera en suya, o mejor dicho, en vuestra misión señor...

Justo en el momento que Will leyó sobre Al-Qaeda, su cara se convirtió en otra. No se podía imaginar todo lo que era realmente, para quiénes trabajaban. Pero, ¿quién firmaba la carta? 
Con todo mi respeto y agradecimiento: Dr. Mcwire.


Cerró el documento y el portátil lo guardó con sumo cuidado.


Todavía sin poder digerir toda la información que había leído, se fijó en los objetos de la mesa y pensó en guardarlos también...


Guardó los objetos en un escondrijo oculto que descubrió un día por casualidad y que se encontraba frente a la casa. Una vez hecho esto, miró hacia su alrededor y al no ver nada más de su interés, se largó.


Pero no se fue tan rápidamente. Cogió un mechero que encontró encima de uno de los sofás y empezó a quemar ciertos objetos de la habitación y salió corriedo de ahí ya que el fuego se propagaba rápidamente y en una de las mesas había productos químicos y tal vez explosivos...


Corrió a través del laberinto y casi sin perderse. Una vez en el camino correcto pudo salir de ahí.


Al cruzar el umbral de la valla, esta se cerró automáticamente y ya pudo percibir un olor a quemado bastante intenso. Miró hacia atrás y pudo comprobar que el fuego ya estaba en el exterior y muy pronto todo saltaría por los aires.


Ya fuera del alcance de la casa aminoró el paso y caminó de forma normal. Al cabo de un par de minutos y mientras él caminaba por el largo puente, escuchó un gran estruendo. En ese momento, una maquiavélica sonrisa se dibujó en su rostro.
Sin embargo, Will no estaba dando vueltas, sino que buscaba a Amanda. ¿Dónde estaría?



De repente, vió pasar al doctor tranquilamente y entrar en un local. 
- ¿No había ido a por el cuerpo de Louis? Qué extraño...



Y para su sorpresa, unos 3 minutos más tarde vio a Amanda entrar al mismo lugar acompañada del perro que entró primero en el local. 
- ¿Amanda y el doctor se conocen? Si Louis me contó que lo perseguían ella y su compañero... ¿Cómo era que ahora se veían? No se si serán imaginaciones mías pero aquí hay algo que no cuadra.



La curiosidad le mataba y no pudo dejar de observar qué pasaría tras el encuentro entre el doctor y la chica. Al cabo de 15 minutos, salieron la chica con su perro delante y este de repente se puso a correr en su dirección. Will empezó a sudar y a ponerse muy nervioso.


El perro se le acercó, le olisqueó un poco y se arrimó a él. Detrás llegó Amanda corriendo.
- Blake, por favor no corras tan... Hola.
Al ver de quién se trataba, Amanda empalideció.


- Hola... 
Un silencio terrible se apoderó de la situación.
- ¿Qué hacías por aquí? ¿Me estabas espiando?
- No, no, de verdad. Pasaba por aquí y te vi. Me sorprendió el volver a verte tras lo que pasó.
- Ah sí. ¿De qué conocías al otro muchacho?
- Trabajaba con él y era amigo mío. Que por cierto, necesito comentarte algo.
- Dime.
- ¿Tú eras la que lo persiguió una noche?
- ¿A tu amigo?
- Sí.


- ¿Por qué lo preguntas? A ti no te tengo que dar explicaciones de nada. Eres un completo desconocido.
Will se puso en forma de ruego.
- Por favor, eschúchame. No sé cómo te llamas ni qué es lo que haces, pero lo único que sé es que eres la persona clave que va a ayudarme a mi y al mundo entero.
- ¿Al mundo?
- Sí. ¿Conoces al doctor Mcwire?
- He oído hablar de él.
- Pues esto que te voy a contar le concierne a él y ya te adelanto que no son buenas noticias.
- Madre mía, hablando del doctor, ¡su casa está en llamas!
- Eso es otra cosa que te tengo que contar.
- ¿Has sido tú?
- ¡¿Podemos hablar en un sitio más privado?!


- Sí chico, tranquilo. No te preocupes.
- Me llamo Will, por cierto.
- Yo Amanda.
- ¿A dónde nos vamos a ir?
- Acompáñame.


Amanda lo llevó a un local que dijo era de un amigo suyo. Entraron en la sala VIP que estaba a solas. 
- Will, pídete algo.
- No sé que pedir... ¿Qué hay?
- Yo te lo pido, ¿te importa? Te va a gustar.
- Ok. Pero antes voy al servicio. Ahora te cuento. 
- No hay problema, saliendo a mano derecha está el servicio. Después dile al portero que vienes de parte de Amanda para que te deje volver a entrar. 
- Vale...


Will se levantó de su asiento y la coctelera se dispuso a preparar las bebidas de ambos.


Al volver Will, las bebidas ya estaban servidas.
- ¿Qué es?-preguntó Will-.
- Pruébalo...
Al comenzar a beber, Amanda sonrió brevemente.
- Bueno Will, ¿qué me tenías que comentar?
- Mmm, muy rica la bebida. Sabe a... Uf, qué mareo me ha dado de repente.
- No te preocupes, es normal que esta bebida te provoque mareos.
- ¿Cómo se llama la bebida?
- Dream.
- ¿Sueño? Espero no quedarme dormido porque lo que te tengo que contar es muy importante.
- Empieza.
- Si, pero antes le daré otro trago, que tengo mucha sed.


Will, abrió los ojos y se encontró sentado en una sala de interrogatorios. No sabía qué hora era ni dónde estaba.
- ¿Hola? ¿Hay alguien?



                       CONTINUARÁ...