lunes, 29 de febrero de 2016

Capítulo 7 de "Return"

¡¡Muy buenas a todos!! La larga espera ha tenido su recompensa, hoy hay capítulo nuevo, por lo que... AQUÍ LO TENÉIS.

CAPÍTULO 7

Habían pasado 2 meses desde aquella terrible pelea. Fernando ya se había recuperado de los golpes y heridas. Lo único que seguía herido era su sentimiento hacia Claire. Le gustaba mucho, pero ella seguía con Roger.


Esa mañana habían quedado Claire y Fernando para ir a la casa de campo de los padres de él. Quedaban todas las semanas y se había forjado una bonita amistad entre ambos.
-          Estoy listo, ¿nos vamos Claire?
-          Cuando quieras.


Cogieron un taxi y se fueron a la casa de campo de Fernando.
-          La hemos comprado hace poco, así que todavía tenemos que terminar de decorarla y tal. Faltan muchas cosas.
-          Bueno da igual. Está genial por fuera.
-          Me alegra que te guste. Entremos.


Fernando abrió la puerta e invitó a entrar a Claire a sentarse mientras él preparaba unas bebidas.
-          ¿Te apetece algo en especial Claire?
-          No. Coge lo primero que pilles.


Cuando Fernando terminó de preparar los cócteles, llamó a Claire, brindaron y comenzaron a beber tranquilamente mientras charlaban.


Un rato después, salieron a la parte trasera de la casa. Fernando quería que Claire admirase la gran vista que tenían desde allí.
-          ¿Te gusta?
-          Fernando, es impresionante. Nunca había visto nada igual. Muchas gracias.
-          No hay de qué.


En ese momento, a Fernando se le ocurrió una idea loca.
-          ¿Te apetece que nos bañemos?
-          ¿Dónde? ¿Aquí?
-          Claro, es un laguito, estamos solos.
-          Pero… no tengo biquini.
-          Hay ropa de mi hermana dentro, si quieres vamos a mirar por si hay algo que te quede.


Finalmente, se metieron en el lago y se pusieron a bañarse, a jugar y a nadar juntos.


Después de estar un rato así, salieron del agua y Fernando, sintiendo muchas mariposas en el estómago, cogió de las manos a Claire.
-          Claire, está siendo un día genial contigo a mi lado. Eres muy importante para mí, que lo sepas.
-          Tú también eres muy importante para mí. Eres muy especial y te quiero mucho.
-          Yo también te quiero… ¿Tú me quieres igual que yo a ti?


Claire se sentía culpable. Estaba comenzando a sentir algo por Fernando. Era muy dulce y cariñoso con ella, pero tenía a Roger y por muy malo que fuera, no podía engañarle.
-          Fernando, esto no está bien. Tengo novio y tú deberías comprenderlo.
-          Lo sé Claire, pero mis sentimientos hacia ti son muy fuertes y no puedo evitarlo. Perdóname.


A todo esto, el Fernando más mayor, tras la pelea de la plaza fue a una tienda a comprarse ropa y luego a casa de Patrick a ducharse y acicalarse un poco. Tras esto, cogió de nuevo la máquina del tiempo y viajó hasta el día en el que Roger se presentaría en la empresa para que lo contrataran.


Aquella vez, Fernando tuvo muchas complicaciones a la hora de salir de la máquina y cada vez más. Sabía que estaba abusando de la máquina y cambiando mucho la línea temporal pero debía hacer un último esfuerzo para volver a tener todo tal y como estaba.


Ahora era el momento de llevar a cabo el plan que tenía pensado para hacer que Roger y Claire terminaran y, para ello, necesitaría la ayuda de una “vieja amiga”.


Lulú Pretel. La misma en vivo y en directo. Fernando sabía que, al no casarse con su padre seguiría siendo actriz porno, por lo que el sitio donde la encontraría casi con toda seguridad era en los estudios de cine.


Efectivamente, Fernando llegó allí y al verla, se quedó quieto, ya que ella se acercó hacia él.
-          Perdona, ¿tú eres el director de la escena con el que había quedado?
-          Eh… Sí, soy yo.
-          Menos mal, ya era hora de que aparecieras. Bueno, ¿con quién rodo esta vez?


Fernando se sorprendió mucho al verla y que ella no supiera quién era. Después de todo lo que le había hecho sufrir y ahora él era un completo desconocido…


Cuando Fernando volvió en sí, contestó a Lulú.
-          Hoy vamos a hacer algo especial, para innovar un poco.
-          Eso no me lo habías dicho. ¿Qué se supone que tengo que hacer?
-          ¿Te gustaría hacer una escena con un chico de la calle? Uno que no sea actor.


Lulú levantó la ceja sorprendida de lo que ese “director” le estaba pidiendo.
-          No pongas esa cara Lulú. A ver, la escena sería coger la cámara, escoger a un chico, comenzar a besaros y luego ir al estudio y seguir con la escena.
-          Pero el chico me tiene que gustar a mí. No vale que escojas a uno mierdoso de estos que no valen para nada. Si tengo que follar con un desconocido al menos que me guste a mí.


Fernando asintió con la cabeza y aceptó las condiciones de ella.
-          ¡Ah! Y una cosa más. Nada de sexo anal. Vaginal y oral lo que sea pero anal no. Son mis
condiciones.
-          Está bien, no te preocupes que se hará todo conforme pidas.


Lo que quería Fernando es conseguir liar a Lulú con Roger y hacer que Claire de alguna forma los pillara para dar rienda suelta al amor de Fernando y Claire.
-          Y una pregunta.
-          Dime.
-          ¿Tengo que desnudarme y enseñar cacho aquí en la calle o eso ya lo hacemos en el estudio?


Fernando ya la tenía en el bote. Ahora quedaba la peor parte. Conseguir a Roger y que no sospechara nada…
-          Todo en el estudio. Si tú crees que enseñando algo a la cámara va a hacer que la escena quede mejor es decisión tuya.
-          Está bien.
-          Voy a llamar al cámara, estará a punto de llegar. No sé por qué tarda tanto.


Unos cinco minutos después llegó el “cámara” encargado de rodar la escena.


Al llegar, Fernando sonrió un poco al ver las pintas de Samuel.
-          Al fin llegas. Ya era hora… Roberto. Lulú, este será el cámara que grabará tu escena.
-          Ah hola. Encantada de conocerte.
-          Director, ¿puedo hablar contigo un momento?


Samuel se llevó aparte a Fernando.
-          ¿Se puede saber de qué va esto? Estaba trabajando tan ricamente cuando mi padre me llama exaltado diciéndome que me tengo que venir al estudio arreglado y que él va a suplirme en el laboratorio. ¿De qué va todo esto?
-          ¿Te acuerdas del plan que tenía?
-          Sí.
-          Esto es parte del plan.
-          ¿Y me lo podrías contar? ¿Qué tengo que hacer?
-          Vas a hacer de cámara de una supuesta escena porno.
-          ¡¿CÓMO?!


Fernando calló a Samuel.
-          Shhh tranquilo hombre. Está todo controlado. No vas a rodar nada. Tú compórtate como un cámara profesional. Se supone que vais a rodar una escena donde cogeréis a un chico de la calle y lo pondréis a grabar con Lulú.
-          ¿Y quién es el chico que rodará con ella?
-          Roger, pero ella no lo sabe. Tú confía en mí que lo tengo todo planeado.


Mientras tanto, en el despacho de Samuel…
-          Ha sido un auténtico placer conocerle Roger. Tras esta entrevista y su currículum, pensaremos muy detenidamente contratarle aquí.
-          Ojalá sea así. Me encantaría.
-          Ah, una cosa más joven.
-          Sí, dígame.


Patrick estaba al tanto de los planes de Fernando y siempre que pudiera, echaría una mano a su buen amigo.
-          Tengo una entrada para el estreno de la película de esta semana. Si lo desea es suya.
-          Pero, ¿así sin más?
-          Claro, yo no puedo ir y me da pena tirarla. Tome, aquí tiene.
-          Muchísimas gracias. No sé qué decir.


Fernando desapareció de allí alegando que tenía una llamada urgente que atender. Así Roger no lo vería y no sospecharía nada. Unos minutos más tarde, Roger llegó al estudio y se dirigía hacia la puerta cuando Samuel lo paró.
-          ¡Oiga! Usted, el rubio. Venga un momento.


Roger se acercó a Samuel sin saber muy bien qué quería ese hombre.
-          Buenos días, mi nombre es Roberto y esta chica que está aquí es Lulú. Soy productor porno y tengo que rodar una escena con ella pero el actor nos ha fallado. ¿Le gustaría actuar para nosotros?
-          ¿Cómo?
-          A ver, el actor que tenía que rodar con nosotros se encuentra mal y no va a poder rodar así que hemos decidido cambiar el pasodoble y coger a alguien de la calle para que grabe con ella. ¿Qué me dice?
-          Bueno, a ver… ¿Y esto dónde saldría después?
-          Somos una productora porno finlandesa y nos estamos intentado abrir paso en este mundo, por eso hemos venido aquí, pero nuestro principal público es de Finlandia.


Tras unos segundos pensando, Roger miró a Lulú. Ese escote, esas piernas… No podía negar que follar con ese pivón iba a ser un lujo. Solo esperaba que Claire no se enterara.
-          Espero que diga la verdad. No me gustaría tener problemas con mi novia.
-          Ah, no se preocupe. Está a salvo.


Lulú miró a Roger y le guiñó un ojo haciendo que éste sonriera como un tonto.
-          ¿Te gusta, Lulú?
-          Sí, no está mal el chico. A ver qué sacamos de aquí.


Samuel los llevó a una parte exterior de los estudios donde empezaría la escena, simulando una calle.
-          Quedaos aquí un momento mientras voy a por el equipo. Empezad a poneros a tono si queréis y así luego la escena se graba más rápido.


Samuel fue hasta el lugar donde se escondía Fernando.
-          ¿Qué tal va la cosa?
-          Genial. Los acabo de dejar besándose en el banco. ¿Qué es lo siguiente?
-          Llama a Fernando y dile que tienes 2 entradas para el estreno de hoy. Que si quiere puede venirse con Claire.


¿Funcionará el plan de Fernando?

CONTINUARÁ…