jueves, 18 de febrero de 2016

Capítulo 4 de "Return"

¡Buenos días a todos! Hoy estoy otra vez aquí para poneros un capitulito nuevo de esta historia que parece que os está gustando mucho jeje. Bueno, no me enrollo más y le doy al tema jajaja. ¡Hasta el lunes familia!

CAPÍTULO 4

Fernando decidió ir a la empresa de los Turner y pedirles consejo.
-          Entre una cosa y otra me paso aquí todo el día,-pensaba Fernando que, para él, entre la última vez que los vio hasta ahora había pasado un rato-.


Mientras esperaba sentado en la sala de espera no paraba de pensar en todo lo que se le venía encima y no sabía cómo iba a salir de esa situación. ¿Y si el Fernando adolescente no hacía la carrera de Ciencias? ¿Perdería todos los conocimientos que tiene ahora?


Patrick entró en la sala y saludó a Fernando.
-          ¡Fernando! ¡Cuánto tiempo sin verte! ¡Qué alegría me das!
-          Patrick, te veo muy cambiado… ¿Tanto tiempo he estado sin verte?
-          Fernando, han pasado 17 años desde la última vez que nos vimos…
-          Para mí sólo unas horas.


La sonrisa de Patrick delataba su alegría al ver a su amigo después de tanto tiempo desde su punto de vista.


Fernando se levantó y acercándose a Patrick se fundió con él en un cálido abrazo que duró un buen rato.


Ya separándose, Patrick quiso saber el porqué de su visita.
-          Estoy aquí por varios motivos, amigo mío. Mi yo adolescente no sabe qué bachillerato coger. Está pensando en escoger Ciencias Sociales y eso no puede ser. Cambiaría el rumbo de la historia y tal vez yo olvidaría todos los conocimientos que tengo hasta el día de hoy. Por otro lado, necesito arreglar R.I.F., ya que el método del carbono 14 es efectivo pero ineficaz para su uso continuo. Necesito seguir viajando en el tiempo para arreglar todo y me temo que la máquina se estropeará dentro de poco.
-          Bueno, ante todo tranquilidad. No te exaltes demasiado porque no es bueno.


Tras calmar a Fernando un poco, Patrick continuó hablando.
-          Yo creo que aquí lo más importante ahora es que tu “yo” adolescente elija correctamente su camino profesional, ¿de acuerdo?
-          Efectivamente. Es que si no…
-          Espera Fernando,-dijo Patrick cortando a su amigo-. Tenemos que pensar en algo que atraiga la atención del muchacho para que, de esa forma, le haga decantarse por las Ciencias. La cuestión es: ¿qué?
-          Patrick, ¿te recuerdo que ese adolescente de 14 años soy yo?
-          Ah coño, pues claro jajaja.


Fernando alzó la ceja antes de soltar una carcajada.
-          Perdona Fernando. No estoy acostumbrado a tratar con viajeros temporales, es un defecto que tengo jajaja.
-          Venga ya jajaja, que el tema que estamos tratando es serio.
-          Ya, lo sé, pero bueno, después de este pequeño momento donde hemos soltado todo el estrés acumulado pensemos… ¿Qué te gustaba a ti con su edad?
-          Pasar el mayor tiempo posible con un novio que tuve.
-          Perdón, ¿dijiste novio?
-          Sí, es una larga historia. Si un día hay tiempo te lo contaré.
-          Tiene gracia, el primer viajero temporal me dice que si algún día hay tiempo jajaja.
-          Por cierto, el tema de R.I.F. me preocupa bastante. ¿Cómo vamos a poder solucionarlo?
-          Fernando, sobre eso no te preocupes porque ya está todo solucionado.
-          ¿Cómo?
-          Me he pasado estos 17 años mejorando tu máquina del tiempo y he conseguido hacer que viaje en el tiempo todas las veces que quieras.


Fernando se quedó boquiabierto.
-          ¿Me lo estás diciendo en serio? ¿Cómo has conseguido averiguar que puedes hacer todos los viajes temporales que quieras?
-          Bueno, digamos que había unas cuantas épocas de la historia que tenía curiosidad por ver… Dejémoslo ahí.
-          ¿Entonces me estás diciendo que ya no tengo problema con los viajes?
-          Exactamente. Un problema está resuelto.


Patrick continuó hablando.
-          Y sobre el problema con la elección del bachillerato…
-          Vamos Fernando piensa… ¿qué me gustaba con 14 años?
-          ¡Ya sé! ¿Por qué no hacemos unos folletos informativos y te lo entregas a ti mismo?
-          Imposible. Eso no puedo hacerlo.
-          ¿Por qué no?
-          Porque si me encontrara conmigo mismo en el pasado, el espacio-tiempo podría llegar a romperse y cambiar el curso de la historia completamente al azar. Hay que pensar en otra cosa.
-          Entonces si no puedes encontrarte contigo mismo y necesitas que alguien le diga lo estupendas que son las Ciencias… Tengo a la persona idónea que te puede ayudar. ¡Samuel!


Fernando frunció el ceño y apenas un minuto después apareció el hijo de Patrick por la puerta. ¡Estaba hecho todo un hombre ya!
-          Dime papá, ¿qué pasa?
-          Hijo, ¿te acuerdas del hombre que vino un día y tiempo después comenzamos a hacer la máquina que hay allí guardada en el almacén?
-          Sí, qué ocurre con él.
-          Te lo presento. Samuel, este es Fernando. Fernando, ya conoces a mi hijo.
-          Es un auténtico placer conocerlo. Aunque siendo pequeño lo viera por primera vez.
-          El placer es mío. ¿Sabes? Aunque tú no lo sepas, tú y yo hemos pasado más aventuras de las que tú te crees.
-          ¿Cómo dice?
-          Hijo,-dijo Patrick interrumpiendo la conversación-, Fernando necesita tu ayuda.


Un par de horas después, Samuel se desplazó hasta el instituto donde acababa de sonar el timbre de salida de los estudiantes. Fernando y su hermana Rocío eran los últimos en salir así que cuando estaban fuera se encontraron con un chico pelirrojo.
-          ¡Muy buenas chicos! Soy el futuro propietario de una empresa científica que tiene su sede aquí en Nueva York y queremos abrir nuestras fronteras y que la gente joven nos conozca. Que sepa que las Ciencias no son aburridas. ¿Estáis interesados en la Ciencia?


Los chicos se acercaron a Samuel.
-          Sí, se nos da bien,-contestaron ambos hermanos-.
-          ¡Oh! Genial. Entonces seguro que os gustará lo que os voy a proponeros ahora: ¿Qué os parece que os haga un tour por las instalaciones de la empresa y os explique cómo funcionan las cosas? 


A Rocío le entusiasmó la idea.
-          ¿Completamente gratis?
-          Por supuesto. No tendréis que pagar absolutamente nada.
-         ¿Y qué hacéis allí exactamente?
-          Un poco de todo. Tenemos un equipo especializado en trabajar con enfermedades para crear un fármaco y poder solventarlas. También investigamos sobre teléfonos móviles y su posible reducción de tamaño y hay un largo etcétera.


Fernando oía atentamente lo que decía aquel chico.
-          Parece interesante. ¿Dónde se encuentra vuestra empresa?
-          En el complejo científico. Dentro de allí está nuestra empresa.
-          Ah guay. ¿Y sobre qué hora podemos ir?
-          ¿Os parece bien a las 18:00? ¿Tenéis alguna clase particular o actividad extraescolar?
-          Ninguna. A esa hora nos viene bien.
-          Estupendo, pues allí nos veremos a las seis de esta tarde.


Mientras mantenían esta conversación, el Fernando más mayor vigilaba la situación escondido para que ni él ni su hermana lo vieran.
-          Chicos, cuando lleguéis, preguntad por Samuel, ese es mi nombre. Os harán pasar a una sala de espera y en un momento estaré con vosotros. Si queréis decírselo a algún amigo o amiga, sois libres de hacerlo.


El Fernando adolescente asentía con la cabeza. Estaba satisfecho con las cosas que había oído de ese chico. Samuel se lo había metido en el bolsillo.


El otro Fernando intentaba agudizar su oído para poder escuchar lo mejor posible lo que hablaban, pero entre la lejanía, los coches que pasaban y la gente de alrededor que hablaba, eso era tarea casi imposible.


Sin embargo, Fernando pudo escuchar que iban a verse a las seis de esa tarde para que Samuel les enseñara la empresa y así terminar de convencerlos.


Fernando se fue de allí sin que les vieran y tras comer un perrito caliente, fue a la empresa de su amigo Patrick. No tenía tiempo que perder.
-          Samuel creo que lo ha conseguido. He podido escuchar algo de una cita hoy a las seis de la tarde para un tour o algo así. Por lo que yo me voy a ir a la época cuando salí de la universidad y comencé a trabajar aquí. Necesito que Claire y Fernando se encuentren y se enamoren el uno del otro.


Patrick entristeció un poco. Acababa de volver a ver a su amigo después de tantos años y ya lo iba a perder de nuevo.
-          Debes seguir tu camino. Me apena que te marches, pero tienes que hacer esto para que vuelvas a recuperar la vida que perdiste.
-          Patrick, en realidad no me marcho. Voy a seguir aquí como adolescente y luego, cuando empiece a trabajar aquí, me tendrás como empleado. Nuestra amistad no se va a perder, te lo aseguro.


Fernando abrazó a su amigo mientras a este se le escapaba una lágrima.
-          Cuídate mucho. ¿A cuándo te vas?
-          Me iré a dentro de 10 años. Tendré 24 años por aquel entonces y seguramente, si no me falla la memoria, tendré el prototipo de la máquina del tiempo creada y será cuando Roger aparezca con Claire. Tendré que mantener vigilado muy de cerca a Roger.
-          Ten mucho cuidado. Te prometo que cuando vuelvas, me tendrás aquí esperándote.


Fernando comenzó a poner la fecha cuando la puerta se abrió de golpe.
-          ¡Fernando! ¡Está conseguido!


Fernando se giró y Samuel, intentando recuperar el aliento, comenzó a hablar.
-          He estado hablando contigo y con tu hermana antes y parece que les ha encantado la idea. Les he estado explicando algunas cosas de las que hacemos aquí y me han prometido que estarán aquí a las seis en punto.
-          Me alegra escuchar eso. Sabía que Fernando no me fallaría. Gracias por ayudarme. Eres digno hijo de tu padre Samuel. Cuídalo mucho, porque es un gran tesoro.


Fernando ahora viajaría en el tiempo 10 años hacia delante mucho más tranquilo que antes. Ahora se había asegurado de que Fernando escogería Ciencias y que el curso de la historia original seguiría igual. Pero ahora se le abrían unas cuantas incógnitas más y, también, más peligrosas. ¿Cómo podría vigilar a Roger para que no dificultara demasiado el trabajo de su “yo” joven sin que este lo descubriera? ¿Cómo evitaría la aparición del hombre con traje que quiso comprar R.I.F.? ¿Cómo podía hacer todo eso y hacer que Claire y Fernando se conocieran?


¿Podrá con todo Fernando?

CONTINUARÁ…