lunes, 29 de septiembre de 2014

¡¡Estamos de vuelta con sorpresas!!

¡Hola a todos queridos amigos! Ha empezado el curso, por lo que volvemos otra vez en AlStorySim.
Este año traemos nuevas noticias que darán un ambiente algo diferente al blog y a las historias:
   1) Cada semana habrá, en la medida de lo posible, un vídeo-resumen de los capítulos subidos dicha semana.
   2) Habrá capítulo días alternativos y, si se puede, cada día.
   3) En el apartado de comentarios debajo de cada entrada podéis escribirme para decirme cualquier sugerencia, comentario sobre el capítulo o vídeo... Aparte de la página de Facebook (enlace arriba a la derecha), donde ahí me podréis mandar un mensaje privado.

Dicho esto, comenzamos subiendo el vídeo-resumen desde el comienzo de la historia hasta el capítulo 16. Espero que os guste y os haga rememorar. ¡Fernando os espera!


Y ahora el nuevo capítulo que tanto tiempo lleva esperando salir a la luz. Espero que disfrutéis y... ¡¡HASTA PRONTO AMIGOS!!

CAPÍTULO 17

Fernando se despidió de Mandy, ¿tal vez para siempre? La cuestión es que llegó a su casa y vio que seguía sola, por lo que subió a su cuarto para coger unas cosas y largarse pero al abrir la puerta, su cuarto había desaparecido. ¿Os acordáis cuándo dije que había tenido que quitar su consulta por el nacimiento de Fernando? Voilà.


Salió de allí y puso rumbo a… algún sitio. No sabía dónde ir pero al campamento militar no iría ni en broma.


A la hora de salir de la casa vio alguien en la puerta de fuera y su cara se transformó completamente cuando lo vio.


Salió y abrazó al director Bernam.
-        ¿Qué hace aquí director?
-        Por favor, ahora no soy director, estoy fuera del colegio, así que llámame Hugh. Y estoy aquí porque estaba preocupado. ¿Y tu padre?
-        No sabe que estoy aquí…


Hugh se quedó serio mirando a Fernando.
-        ¿Cómo que no lo sabe?
-        Me quería mandar a un campamento militar los 3 meses de verano y nada más llegara me mandaría, pero yo no quiero ir allí y… bueno, no voy a volver a aparecer.
-        Fernando, eres menor de edad. Vas a cumplir 16 años y aunque tu padre sea un completo idiota es el que decide sobre ti.
-        Si tienes razón pero… No quiero seguir siendo el esclavo de mi padre que me maneja como quiere y todo porque tiene una mujer, que creo que se ha casado, con una ex actriz porno que odia a los niños y lo único que quiere es quitarme del medio como sea.


Se hizo un silencio. Hugh parecía que pensaba hasta que volvió a hablar.
-        Pues, te acompaño en el sentimiento Fernando.
-        ¿A mí? ¿Por?
-        Porque no se sabe nada de ti desde que cogiste el autobús de vuelta a casa.
-        ¿Ah sí? ¿Y qué ha pasado conmigo?
-        Shhh. Ven conmigo.


Hugh acompañó a Fernando hasta el coche de éste y lo subió dentro. Como se hacía de noche, se quedaron en un hostal de carretera. Hugh llamó por teléfono y luego se fueron a dormir. Al día siguiente volvió a coger el coche y se fueron.


Al cabo de una hora y media más tarde, llegaron a su destino.
-        Fernando, te presento tu nueva casa.
-        ¿Nueva casa? ¿Aquí voy a vivir yo?
-        No, vamos a vivir.


Aparcaron en el garaje y después entraron en la casa y Fernando vio que dentro estaba Stacy.


Hugh entró después de Fernando con una sonrisa.
-        ¡Sorpresa! ¿Te gusta?
-        ¿Me has traído a tu casa?
-        Sí. Aquí vas a pasar el verano, con nosotros. Ayer por la noche hablé con ella y no le importa.
Vaya, ella misma te lo puede decir.


Stacy se acercó a Fernando y le abrazó.
-        Estoy encantada de que estés aquí con nosotros. Sé que lo que estamos haciendo es ilegal y no se puede, pero antes que quedarte 3 meses interno en un campamento militar, cualquier cosa. Además, es otro estado, así que estamos seguros.
-        ¡Muchísimas gracias a los dos! Os quiero un montón.
-        Venga Fernando,-dijo Hugh-, te acompaño a tu cuarto que te lo enseño. Luego si quieres puedes bajar a la piscina.


Fernando subió a su nuevo dormitorio. Estaba en la última planta y aunque era muchísimo más pequeño que su antiguo cuarto, estaba con las mejores personas que podía estar.


Unos minutos más tarde Fernando bajó en bañador y se metió de un salto en la piscina.


Se puso a nadar de un lado a otro mientras pensaba en lo que le estaba pasando.


Se salió de la piscina mirando al cielo como con resignación. Quería ser adulto para poder tomar sus propias decisiones sin necesidad de depender de nadie.


Se puso en la tumbona a tomar el sol mientras tenía la mirada perdida en sus pensamientos.


Stacy y Hugh disfrutaban el uno del otro. Estaban felices y contentos aunque tuvieran a Fernando en casa. Sabían que no era justo lo que le estaba pasando y aunque se saltaran las leyes, querían hacer justicia.


Fernando, después de ducharse y cambiarse bajó al salón donde estaban Hugh y Stacy.
-        Veréis, ya que estoy aquí viviendo con vosotros, me gustaría trabajar en algo.
-        No hace falta, Fernando,-dijo Hugh-.
-        Ya lo sé pero es que quiero sentirme útil. No me conozco la ciudad así que no sé por dónde empezar.
-        Espera, te llevo en el coche. Hay un sitio donde te cogen seguro.


En menos de 5 minutos llegaron al sitio. Hugh dejó el coche ahí subido a la acera un poco y entró con Fernando.


Tras unos minutos hablando, decidieron meterlo una semana de prueba y para celebrarlo, fueron a recoger a Stacy y luego se metieron en el cine.


Cuando la película terminó, a Stacy se le ocurrió la idea de irse todos a comer para tener un día redondo, así que cruzaron a la acera de enfrente y entraron para pedir la comida.


Al salir, no sabían dónde ponerse.
-        ¿No sentamos en esta mesa?-preguntó Hugh
-        No porque tiene dos asientos. Mira, allí hay 3 juntos,-contestó Stacy-.


Se sentaron todos juntos y comenzaron a comer. La comida estaba realmente buena. Charlaban y comentaban aspectos de la película.


Fernando estaba pasando un día tan bueno que se le olvidó por completo todo pero, su padre esperaba que volviera a casa para recoger las maletas e irse. ¿Qué pasará a partir de ahora?


CONTINUARÁ…