viernes, 24 de enero de 2014

Segunda Temporada de "Black Hand". Capítulo 1

¡Buenas a todos! ¿Cómo ha ido esta semana? Espero que muy bien y que haya sido provechosa para todos. Si estás de exámenes o tienes lío en el trabajo entonces no te preocupes, cuando hagas un descanso lee este capítulo porque es el primero de esta segunda temporada, ¿no es genial?
Aunque el capítulo lo ponga aquí, donde más actividad hay sobre este blog es en el Facebook, en su página oficial, donde allí avisaré de las nuevas noticias, pondré enlaces a los capítulos... etc. Si todavía no la has visto y te gustaría darle a Me Gusta para enterarte de todas las cosas, su página es esta.
Y ahora comienzo hablando de esta segunda y última temporada de Black Hand. Desde un principio sabía lo que va a ocurrir en esta temporada, solo que quise separarlo en dos para darle más intriga y emoción. Ya veréis por qué pero esta parte de la historia me llevó más horas de trabajo dedicadas que otra historia hecha hasta ese momento. Han pasado casi dos años desde que creé esta historia y desde entonces no he parado de hacer más hasta el día de hoy, por lo que hay historias para rato en AlStorySim.
Dicho esto, sólo queda daros las gracias a todos los que habéis leído la primera temporada, los que van a leer la segunda y también a aquellos que entráis hoy por primera vez en mi blog. Juntos formamos una gran familia de personas con un mismo objetivo, pasarlo bien con nuestros sims.
Ya para terminar quiero recordaros que el orden de los capítulos será como hasta el día de hoy salvo algún cambio de última hora, (cosa que avisaré por ambas plataformas), así que como siempre, martes y viernes tenéis una cita aquí, con Black Hand. Os dejo con el primer capítulo, así que disfrutadlo.
[Perdón por el tocho jejeje.]

SEGUNDA TEMPORADA
CAPÍTULO 1

Will terminó de hablar por teléfono con el presidente de los EE.UU y se dirigió hacia Amanda para comunicarle la noticia.
- Cariño, ¿quien era?
- El presidente.
- ¿El presidente? No te entiendo.
- Barack Obama, el presidente.
- Anda ya hombre, no te quedes conmigo.
- Amanda, no estoy bromeando, esto que me ha contado es muy serio.
- Me estás asustando Will. ¿Qué pasa?
- Por lo poco que me ha podido contar, tras la muerte del Doctor, los de Al-Qaeda han lanzado una bomba a Rusia haciéndose pasar por los norteamericanos.
- Ya, pero eso es falso.
- Pues han lanzado un comunicado diciendo que la guerra ha comenzado. Amanda... la Tercera Guerra Mundial está aquí.


Amanda se sorprendió tanto que se quedó boquiabierta.
- ¿Y para qué te han llamado a ti?
- No me lo ha dicho. Lo que me ha comunicado es que tengo que ir de nuevo a Washington y reunirme con él y ya allí me contará todos los detalles.
- Espero que no te vaya a meter en la guerra.
- No lo creo, el presidente si se encargara de avisar a todos lo que tienen que combatir, se acababa la guerra. Será otra tarea distinta.


Amanda se abrazó a su futuro marido con el que tenía planes de boda.
- Will cuídate mucho y pase lo que pase, recuerda que siempre te estaré esperando allá donde estés... Siempre.
- Lo mismo te digo preciosa. Te amo.
- Y yo a ti mi vida.


Ambos unieron sus bocas dándose un profundo beso.


Will hizo su maleta, se cambió de ropa y cogió el primer vuelo hacia Washington. Todo esto que le estaba pasando era nuevo para él.


Al llegar allí, un hombre lo esperaba y se lo llevó en un coche oficial hacia la Casa Blanca, donde el presidente, lo esperaba ansioso.


El presidente Barack Obama esperaba sentado en el Despacho Oval esperando a que le comunicaran que en cualquier momento William Hudson había llegado satisfactoriamente a la Casa Blanca.


Varios minutos más tarde...
- Señor presidente, el caballero William Hudson le está esperando.
- Lucy, dígale que pase. A partir de ahora, no estoy disponible para nadie.
- De acuerdo Señor.
Dicho y hecho, Will entró en el Despacho Oval y pudo comprobar que realmente estaba allí por fin.


El presidente lo miró con una sonrisa.
- Bienvenido de nuevo a Washington Señor Hudson.
- Muchas gracias Señor presidente.
- Lo mismo digo.


El presidente se levantó de su asiento y se dirigió hacia la puerta donde aguardaba Will.


- Es un gran honor poder conocerle.
- Eso debería haberlo dicho yo Señor Presidente.
- Me han hablado muy bien de usted. ¿Cómo está su novia? Me han comentado que espera un hijo suyo.
- Efectivamente. La verdad es que se encuentra muy bien, con las típicas molestias, pero sana al fin y al cabo.
- Pues le doy mi enhorabuena. ¿Nos sentamos?
- Claro.


- Siento haberle llamado tan repentinamente Will, pero la situación que estamos viviendo actualmente se encuentra muy complicada.
- Por lo que me comentó tiene que ser muy dificil.
- Le cuento desde un principio Will. Todo comenzó una semana antes de que el Doctor muriera. Este se puso en contacto con Al-Qaeda para lanzar un ataque con destino Rusia para hacer daño a Norte América.
- ¿Y eso por qué?
- No lo hemos podido saber. Es una incógnita para todos nosotros.


- La cuestión, Will, es que tras morir el Doctor, este hecho llegó a los oídos de la organización y comenzaron con la misión que les habían encomendado.
- ¿Y cómo pudieron enterarse?
- El Doctor pertenecía a una banda muy extensa de ladrones y asesinos y como tú bien sabes, estaban colaborando con Al-Qaeda. Gracias a ti hemos conocido muchas más cosas que escapaban a nuestro conocimiento.
- Entonces seguramente uno de los miembros de la banda se lo comunicaría a la organización terrorista.
- Exactamente, no perdieron el tiempo.


- Lo que yo me cuestiono es dónde vivió el Doctor tras yo haberle quemado la casa,-decía Will-.
- No fue un problema para él. Tenía otra casa en la ciudad contigua. Le hiciste daño quemando su base allí en Nueva York, por eso tal vez quizo hacerte daño posteriormente.
- Lo que él no pudo imaginarse es que finalmente uno que había sido de los suyos acabaría con su vida.
- Tuviste suerte ahí Will. Has demostrado ser un jóven de coraje y de muchas agallas.
- Nunca estuve totalmente convencido de pertenecer a la banda del Doctor. Yo creía que éramos Louis y yo. Ah, no creo que conociera a Louis.


- Por desgracia sí. Estuvo en los Marines y llegó a ser un cargo importante, pero su rebeldía y sus malas compañías fuera del cuerpo lo llevaron por el mal camino.
- Suerte que murió, ¿verdad?
- Cierto, pero se llevó por delante a uno de los mejores hombres que ha pasado por la CIA.
- Me hubiera encantado conocerlo.
- Gran profesional y mejor persona.
- Por desgracia no tuve la suerte de conocerlo.
- Will, será mejor que dejemos de hablar del pasado. Ya eso pertenece al recuerdo y ahora en el presente tenemos cosas importantes de las que ocuparnos.


- Cierto. ¿Qué es lo que exáctamente voy a tener que hacer a partir de ahora?
- Buena pregunta. En Iraq se encuentra el jefe de Al-Qaeda, Mohamed Al-Mualin, y ha sido el que ha mantenido contacto con el Doctor. Si acabamos con él, será un gran golpe hacia el terrorismo mundial y conseguiremos dar un paso de gigante en esta asquerosa guerra que ellos han provocado.
- ¿Cómo voy a conseguir acabar con él?


- Tras esta reunión, un coche oficial te espera en la puerta y te llevará al aeropuerto donde te subirás a un avión privado que te llevará hacia Iraq.
- ¿Tengo que irme a Iraq?
- Claro, tu misión es la más importante de todas y confiamos en ti Will para que lo consigas.
- ¿Tengo que hacerlo de alguna forma específica?
- No, tienes libre albedrío para acabar con la vida de Al-Mualin. Debes de tener mucho cuidado, son muy peligrosos y a la menor sospecha tendrás 50 balas en tu cuerpo. Ten cautela y ve con pies de plomo.
- Entendido.
- Y ten mucho cuidado con su hermano Ishak. Es incluso más temerario que su hermano Mohamed.


Ambos se levantaron de sus asientos y unieron sus manos.
- Will, en nombre mío, de Norte América y del mundo entero: confiamos en ti para que acabes con esta asquerosa guerra.
- No os defraudaré, lo prometo.
- Mucha suerte. Ahora le proporcionarán el equipo que deberá llevar a Iraq para que podamos mantener contacto. Tenga mucho cuidado.
- Lo tendré, no se preocupe.


Finalmente, Will volaba en el avión privado con destino a Iraq. ¿Qué le iba a deparar el futuro?



                                CONTINUARÁ...