martes, 13 de agosto de 2013

Capítulo 11: ¿Cual es la verdad?

¡Buenos días a todos! Me alegra mucho volver con vosotros como cada martes para poner capítulo. Deciros antes de nada que estamos preparando en ActualidadSims el siguiente número de la revista que saldrá el día 1 de septiembre. Espero poder enseñaros las cosas que he hecho para este número que saldrá en unas semanas.
Y ahora sí, os dejo con este capítulo que es bastante intrigante y que puede os puede romper los esquemas, así que mucha atención. ¡Nos vemos el viernes amigos!

CAPÍTULO 11: ¿CUAL ES LA VERDAD?

Carlos lleva a su hermano al hospital más cercano, muy preocupado por su estado ya que estaba inconsciente. El médico entra en la sala y lo ausculta, le hace diversas pruebas...


Tras obtener los resultados, sale de la sala y se dispone a hablar con Carlos.


Doctor: Hola Carlos. Siento verte en esta situación.
Carlos: Ah, hola. No sabía que eras tú el que estaba con mi hermano.
D: Cuando lo he visto se me ha caído el alma a los pies de nuevo. Tienes que sentirte fatal tras la muerte de tus padres y ahora tu hermano tiene un accidente.
C: Me siento mal, muy mal y no sé como voy a salir, pero cuénteme, ¿cómo está mi hermano?
D: Verás, tiene los riñones destrozados y necesita un trasplante urgente.
C: Yo me ofrezco. Yo se los daré.


D: ¿Estás seguro?
C: Por supuesto, es mi hermano y le daría mi vida si fuera necesario.
D: En ese caso, pasa acompáñame que tendremos que hacerte una serie de pruebas para ver si eres compatible con Ricardo.
C: Vale, lo que sea.


El doctor era amigo de Oscar, estudiaron juntos y eran muy amigos. Mientras tanto, Ricardo seguía inconsciente a la espera de un trasplante.


Tras las pruebas, los doctores lo mandaron a casa para que descansara, ya que su hermano estaba en buenas manos y necesitaba dormir. Pero a medianoche, Carlos recibió una llamada...
C: ¿Diga?
D: Hola Carlos, soy el doctor Sotomayor. Tengo que hablar contigo. ¿Puedes venir un momento?
C: Claro, ahora mismo. ¿Es sobre mi hermano? ¿Está peor?
D: No, tu hermano se encuentra estable dentro de la gravedad, pero lo que tengo que hablar contigo es de las pruebas.
C: Enseguida voy.


Carlos cogió su moto y fue rápidamente. Le pilló un par de radares, pero eso era lo que menos le importaba en ese momento.
C: Dígame doctor. ¿Qué pasa con las pruebas?
D: Verás Carlos, al hacer las pruebas, tuve que comparar unos análisis tanto de Ricardo como tuyos y me resultaron extraños.
C: ¿En qué sentido?
D: No coincidían ciertas cosas que entre familia deberían coincidir.


C: ¿De qué me está hablando? Ricardo es mi hermano.
D: ¿Puedo seguir?
C: Claro, siga.
D: Resulta que con la sangre que te saqué hice la prueba con tu hermano y dio negativo. Ricardo y tú no sois familia, ni por parte de padre ni de madre.


C: ¡¡¡¡¿¿¿¿QUEEEEEEEEEE????!!!! No lo entiendo, tiene que haber algún error.
D: Comprendo que estés un poco desubicado, yo también lo estaba, por lo que busqué los historiales de Aurora y de Oscar...
C: ¿Y bien?
D: Ricardo es hijo biológico de ellos dos, tu eres adoptado.
C: ...
D: Lo siento Carlos.
C: No... es nada...


Carlos se fue a casa, no podía dejar de darle vueltas a la cabeza sobre lo que le había dicho el médico. Buscó en el libro de familia y salía inscrito, la partida de nacimiento... TODO. 


Los documentos indicaban que Carlos era hijo de Aurora y de Oscar, pero si biológicamente no lo era... ¿cómo había podido ocurrir? Todo era muy confuso.


Carlos no podía dormir, por lo que decidió irse al hospital a ver a su... bueno, a Ricardo. Cuando llegó, recibió la dura noticia de que acababa de fallecer.


Carlos lloró amargamente durante un par de horas sin parar.


Carlos no podía entrar en su casa, le daba demasiados recuerdos. Dejó la universidad, no podía concentrarse en estudiar, estaba continuamente pensando en su familia hasta entonces... Por lo que vendió la casa y se mudó a un bloque unas calles más abajo.


Carlos entró en el portal y observó todo con detenimiento. Simplemente, el fallo que tenía era que no había ascensor, menos mal que su nueva casa estaba en el primero, así que subió las escaleras.


Al subir, buscó las llaves y abrió la puerta.


Al entrar, se encontró con el salón. Una tele pequeña, un sofá y dos sillones, una aparato de música...


Una estantería y un pasillo que conducía hacia el centro de la casa.


En la primera puerta a mano izquierda está la salita, o mejor dicho, el cuarto desastre, donde hay de todo. Aquí está la lavadora, la máquina de ejercicio, la secadora y demás objetos.


A mano derecha, detrás de la puerta está el único cuarto de baño de la casa.


Al fondo del pasillo hay dos puertas y a mano izquierda hay un hueco donde se encuentra una mesa con un ordenador.


La puerta de la derecha da lugar a la cocina bastante completa y que también tiene sitio para una mesa de comedor.


Es pequeña, pero coquetona.


Y finalmente, la puerta de la izquierda aguarda el dormitorio de Carlos. Cama individual con dos mesillas de noche.


Y que a los pies de la cama tiene una cómoda donde poder guardar la ropa.


Pero esto no es todo. El salón tiene una puerta que da al exterior, un pequeño balcón.


Este balcón tiene un telescopio y un pequeño asiento donde leer a la luz de la luna en las noches de verano.


La entrada tiene una puerta trasera que da lugar al jardín, el cual tiene una gran fuente rodeada de diversas y coloridas plantas de muchos tipos.


Al final del solar, nos encontramos con la piscina que tiene, a cada lado, 5 hamacas con sus sombrillas donde colocar los objetos personales.


Y, ¿qué pasa si tienes un vehículo? No es problema, este edificio cuenta con garaje, que se encuentra a cada lado del mismo.


Tanto en el de la derecha, como en el de la izquierda hay 3 plazas de aparcamiento, que dan un total de 6 plazas. En esta zona del garaje queda solo un aparcamiento libre.


Y si miramos a mano derecha, está la zona B del garaje.


Dicho garaje cuenta también con un solo aparcamiento libre, por lo que el bloque cuenta con 4 plantas más el bajo, con dos viviendas en cada una que dan un total de 10 y 6 aparcamientos de coche, una piscina comunitaria y distintas hamacas para descansar.


Tras acomodarse, Carlos decidió salir a buscar trabajo y finalmente lo encontró entre los fogones de un restaurante.


Sin embargo, al llegar a casa y sentarse en el sofá, sonó el timbre de la casa. 
C: ¿Quién será?



CONTINUARÁ...